viernes, 9 de febrero de 2007

Puede ser lo que tu quieras…

“Puede ser lo que tu quieras, sólo existe un obstáculo: tú mismo”.

(Charles Chaplin)


La primera vez que leí esta frase, estaba escrita en un póster, y recuerdo que me dejó muy parada y reflexionando pensé ¡cuán cierta es!. A veces deseamos conseguir alguna meta en nuestra vida, desarrollar alguna afición, pero con un sentimiento negativo pensamos que no vamos a ser tal vez capaces de conseguirlo, y sin darnos cuenta, nosotros mismos nos estamos poniendo esa traba u obstáculo.


En mi caso desde hace años siempre desee aprender pintura artística, y por un motivo u otro nunca llegaba a decidirme a apuntarme a un curso de pintura. Cierto día una amiga me comentó que se había apuntado a un taller de pintura y que había algunas plazas libres. No lo pensé dos veces, fui y reservé plaza. Y aunque yo había pintado por mi cuenta de manera autodidacta, nunca viene mal instrucción didáctica de un profesor que ha estudiado Bellas Artes.

Muchas veces deseamos viajar a lugares exóticos o disfrutar de las comodidades y los placeres que puedes obtener en un balneario o, actualmente conocido como SPA’s. Y digo yo, ¿Por qué no podemos montárnoslo en casa? Cuando vengo muy cansada del trabajo, o en fin de semana que tengo más tiempo libre lleno mi bañera con agua caliente, coloco todo el lateral con velas aromáticas encendidas y conecto mi equipo de música con canciones que me relajan, como puede ser una samba brasileña. Y puedo ser la mujer más feliz del mundo. Recuerdo una de las canciones de Mecano que decía:


“Hawai, Bombay, es un paraíso

que a veces yo, me monto en mi piso…”


En cierta ocasión una amiga me comentaba, que junto con su esposo y otro matrimonio deseaban celebrar un aniversario. Como no tenían suficiente dinero para ir a un restaurante de lujo, pensó en montarlo en su propia casa. Llamó por teléfono a sus amigos y les dijo que se vistieran de gala con sus mejores ropas y abalorios. Ella en su casa preparó una rica cena, colocó una arreglada mesa, con bonito mantel, flores, velas, cristalería y vajilla para la ocasión. Luz indirecta, música suave de fondo y disfrutaron de una velada, que ni en el Maxim’s de París.


Como veis uno puede disfrutar según sus posibilidades, y ya sabéis, la imaginación no tiene límites. Os regalo, uno de los cuadros que hice según las técnicas que aprendí en el curso de pintura. Espero de todo corazón vuestros comentarios y sin más ¡Hasta la semana que viene!


No hay comentarios: