lunes, 7 de diciembre de 2009

Te dije alguna vez lo que te quiero?

Hace exactamente 7 dias, Tim me dijo que queria hacer una visita a una amiga. Me pidio que por favor, le acompan~ase, ya que esta visita era una visita muy especial para el. Yo dije que iria con el, pero antes pregunte quien era. Me comento que cuando tenia 14 an~os queria a esta mujer como a su madre, y que murio un uno de Diciembre. Cada an~o la visita y le lleva flores.

Pense que esto seria algo arcaico y una perdida de tiempo, pero, al ver lo que esto representaba para el, acepte.

Fuimos al cementerio (aqui los cementerios no tienen nada que ver con esas murallas con agujeros que hay en Espan~a) y mientras andabamos hacia la tumba, pensaba en lo que podria haber hecho en esa media hora que estaba usando en ir a ver a una mujer mayor que ahora mismo no seria nada mas que un saco de huesos, pero cuando llegue a la lapida, todo cambio. Solamente lei un numero: 49.

Eran los an~os que esa mujer tenia cuando murio. No, esa vieja mujer que pensaba, era una joven mujer como tu. Una mujer con toda la fuerza que tu has demostrado tener. Una mujer con inquietudes, con imaginacion, luchadora y todo un ejemplo para sus hijos, si, como tu.

Una mujer, con una corta vida, por culpa de un dichoso cancer. Afortunadamente, no como tu.

He estado 3 meses a miles de kilometros lejos de ti, lejos de tu calor y lejos de tu sonrisa, y tengo que reconocer, que no te eche mucho de menos, hasta ese momento. Pense en la fragilidad de la vida, como se puede romper en el momento en el que menos te lo esperas, tanto que incluso ahora, podria estar escribiendole a nadie.

Por eso, mama, te pregunto, te dije alguna vez lo que te quiero?

Mama, el dia que faltes, mi vida carecera de rumbo, carecera de sentido. Tu me lo has dado todo, y eres todo para mi. Se que un dia esa llama que te ilumina, se apagara. Pero mientras tanto, mi objetivo sera seguir viendo esa sonrisa que cada dia me ha dado la razon para continuar.

Te quiero.





Pablo.

(Perdonad las faltas de ortografia, pero este teclado ingles no da para mas...)

miércoles, 9 de septiembre de 2009

Gracias, gracias, gracias...



Después de casi 3 años de tener esta aventura por el "cyberespacio", solamente puedo dedicaros esta frase:

GRACIAS POR HABER VENIDO A ABRIGARME EL CORAZÓN.

HASTA SIEMPRE AMIG@S.

viernes, 10 de julio de 2009

El rico y maravilloso universo de Henri Matisse



" Mi propósito es expresar mi emoción. Ese estado de ánimo lo crean los objetos que me rodean y causan una reacción en mí: Desde el horizonte hasta mí mismo, incluído yo mismo. Porque muy a menudo me represento en el cuadro y tengo conciencia de lo que existe detrás de mí. Expreso tan naturalmente el espacio y los objetos que están situados en él como si estuvieran delante de mí sólo el mar y el cielo, es decir lo más sencillo que existe en el mundo"


HENRI MATISSE (1929)

domingo, 21 de junio de 2009

Con la frente marchita


Iba cada domingo, a tu puesto del rastro a comprarte, monigotes de miga de pan, caballitos de lata...






No hay nostalgia peor
que añorar
lo que nunca
jamás sucedió

miércoles, 3 de junio de 2009

La magnificiencia de los años pasa como las flores




"Cuando el amor no es suficiente...se convierte en imposible"



miércoles, 6 de mayo de 2009

La pintura, ¿qué puede llegar a ser?


"La pintura es el arte de dar felicidad mediante colores y formas"

Norah Borges


Jorge Luís Borges y su hermana Norah

domingo, 19 de abril de 2009

Sobre la felicidad


"Los hombres olvidan que la felicidad es una disposición de la mente y no una condición de las circustancias.

Nuestra felicidad o infelicidad depende de nuestra disposición mental. Aspirar a la perfección lleva a la infelicidad.

Siempre he pensado que educar bien a un hijo es hacer un adulto feliz. Los hijos son niños muy poco tiempo, y adultos el resto de su vida. El amor me parece que es el motor de la existencia. Enamorarte es una de las cosas más grande que te puede pasar en esta vida, probablemente la más grande. Es una especie de estado de gracia que quizás no dura todo lo que uno desearía. Pero está ahí y es una de las cosas que te hacen vivir y tirar para adelante."

Almudena Grandes.

lunes, 6 de abril de 2009

¿Qué es el arte?


¿Cuál es la concepción de la pintura?

"Es algo tan antiguo como el impulso del ser humano por expresar y realizar imágenes de sí mismo.
La mejor definición de la pintura creo que la escribió Van Gogh: "La acción de esforzarse para atravesar un muro de hierro invisible entre lo que uno siente y lo que uno puede hacer. Tienes que resquebrajarlo y penetrarlo con paciencia".

R.B.Kitaj

El artista ¿lo es naturalmente?
"El artista está en uno desde pequeño. Es un modo de mirar y enfrentarse a las cosas con intereses distintos, más allá que los del resto de la gente.
El trabajo del artista es merodear, nunca tiene final, sé que nunca voy a pintar el cuadro ni voy a realizar la escultura que quiero. Y esa tensión es lo que me mantiene, la que me nutre y me da energía. Con la pintura crezco.
La palabra "armonía" resulta cada vez más clave en mi vida, porque es la que da paso a los otros dos extremos, a la belleza, y a la inteligencia".

Alberto Corazón

martes, 24 de marzo de 2009

Cerezo en flor


En Marzo
te marchas a (la) luna
Dejas aquí tu sombra

Las praderas se tornan
irreales. Llueven
pájaros blancos.

Yo me pierdo en tu bosque
gritando: ¡Ábrete sésamo!
¡Seré niño gritando:
¡Ábrete sésamo!

F. G. Lorca

Cuando nos conocimos, era primavera, ya habían vuelto las oscuras golondrinas, y nos prometimos que para el año próximo, cuando regresaran, las volveríamos a ver juntos, habiendo unido nuestras vidas para siempre...
Me escribiste una carta, en la que me decías :
"Este poema de Federico me ayudó a decidir la fecha de nuestra boda.
En Marzo...¿qué te parece?"

Y yo te contesté:

"Cuando tu grites niño:
¡Ábrete sésamo!
Se abrirán las compuertas de mis deseos
y el manantial de mi fuente
antes sellado
fluirá cristalino, blanco muy blanco
para que apagues niño,
tu sed en Marzo

Cuando tú grites niño:
¡Ábrete sésamo!
tu cuerpo estremecido
se mecerá en mi centro
para que brote niño, por vez primera
un loco torbellino de sementera
para que yo me vista de luna llena
y emergan de mis poros, miles de estrellas

Cuando tú grites niño:
¡Ábrete sésamo!
toda la primavera vendrá a tu encuentro
y se abrirá la gruta de encantamiento.
Entrando por el tunel de terciopelo
hallarás el tesoro, como en el cuento
Será un tesoro mágico y perfumado
será la rosa púrpura que yo he guardado,
para que sea tuya, tan sólo tuya,
la rosa de mi vientre, la rosa pura!

Te quiero Víctor!
Después de veintidós años
sigamos recibiendo juntos eternas primaveras...

jueves, 12 de marzo de 2009

Zenobia, la esposa fiel, siempre en la sombra


El 28 de octubre de 1956 murió Zenobia Camprubí Aymar, tres días antes de que a su esposo le otorgaran oficialmente el Premio Nobel.

Zenobia fue, ha sido, es, una de tantas mujeres que viviendo a la sombra de un marido famoso, han pasado a la historia como la “esposa de”, y en este caso, igual que en otros muchos, el título no puede ser más injusto ya que Zenobia no fue “la esposa de”, sino Zenobia Camprubí Aymar, una mujer muy inteligente que se sacrificó por un hombre, el poeta Juan Ramón Jiménez, convirtiéndose en su enfermera, colaboradora, secretaria, administradora familiar y
mujer de negocios en una insólita faceta que permitía cubrir gastos ya que la economía hogareña no era lo que se dice brillante.

Nuestro poeta era hipocondríaco y depresivo y ella, por amor, tuvo mucho que soportar siempre con una sonrisa en los labios. Gracias a Zenobia, el poeta mejoró sus versos, ya que los primeros que le hizo leer a ella no le gustaron nada, y posiblemente sin la influencia de esta mujer extraordinaria Juan Ramón no hubiera llegado a brillar como lo hizo posteriormente.


Juntos trabajaron en la poesía de Rabindranath Tagore, ella como traductora y él, según se dice, dándole la forma poética, y entrecomillo “según se dice” porque puede haber dudas a este respecto, es decir, la plena intervención de Juan Ramón Jiménez en la versión poética traducida de Tagore, ya que Zenobia era una mujer muy competente, pero en su época seguía sin estar bien visto que las féminas demostrasen sus capacidades, y no sería la primera que ha escrito y el marido se ha llevado toda la gloria; podrían darse muchos nombres.


Sin embargo, no quiero afirmar con esto que nuestro poeta fuera un suplantador de identidades, ni mucho menos, solamente que bien pudo ella minimizar su propia intervención, ya que, mujer discreta, y sobre todo enamorada, prefirió siempre guardar un modesto segundo plano por no restar protagonismo a un marido depresivo a quien cuidaba con abnegación.


Ella misma, saliendo al paso de este tipo de suposiciones, llegó a escribir que si no se había dedicado plenamente a la literatura es porque nunca escribió nada que valiese la pena antes de los 27 años, edad en la que contrajo matrimonio, mientras que Juan Ramón ya había revelado su talento a los catorce. O sea que según Zenobia, él la aventajaba, tenía madera y ella sólo servía para traducir..., aparte de ser el complemento del poeta.

Como muchas mujeres, Zenobia Camprubí Aymar se anuló alegremente en aras del hombre al que amaba y nunca dejó de estar a su lado, alentarle y procurarle una vida lo más cómoda posible; imagino que el hecho de que en este matrimonio no hubiera hijos, facilitó el que Zenobia pudiera entregarse a Juan Ramón tan devotamente como lo hizo.

Zenobia, hija de Raimundo Camprubí, un ingeniero de caminos, canales y puertos de origen catalán aunque nacido en Pamplona al pertenecer a una distinguida familia de militares, nació a su vez en Malgrat de Mar
, provincia de Barcelona, siendo su madre de ascendencia italiana, una señorita de la buena sociedad de Puerto Rico.

Como su familia disfrutaba de una excelente posición social, y, además, pormenor digno de ser tenido en cuenta, eran muy abiertos de mente, la pequeña Zenobia recibió una educación esmeradísima, en la que los viajes frecuentes cruzando el charco eran acontecimiento normal. Aprendió idiomas, literatura, música e historia... y conoció a Juan Ramón Jiménez, sellando
el encuentro su destino.

Cabría preguntarse ahora si la vida de esta mujer, que, aparte de todo lo expuesto en su relación con el poeta, tuvo tiempo para dedicarse a las causas sociales, no hubiera sido por completo distinta de haber continuado su camino sola, y no me estoy refiriendo precisamente a observar una vida de traductora.

Los últimos años de la vida de Zenobia estuvieron marcados por el cáncer a consecuencia del cual falleció, y su último acto de servicio fue el informar personalmente a Juan Ramón que le había sido concedido el Premio Nobel, un galardón merecido pero que llegó en muy tristes circunstancias, aunque es indudable que fue la última alegría de Zenobia.

Juan Ramón Jiménez la seguiría a la tum
ba en 1958.

"Esta noche de abril, la lámpara arde en mi alcoba [...]. Mi vestido es azul como el cuello de un pavo real, y verde mi manto como la hierba nueva. [...] Ella soy yo, caminante sin esperanza, ella soy yo”

Rabindranath Tagore.

Gracias a la colaboración de mi amiga Mía.



martes, 3 de marzo de 2009

"Yo pintaba las impresiones de mi infancia, los colores apagados de un día olvidado"


Munch (Eduard) pinta, o más bien contempla las cosas de forma diferente a los demás artistas. Sólo ve lo esencial y eso es también lo que pinta.
Por ello, los cuadros de Munch quedan en general inconclusos, como la gente se complace en decir.
Los cuadros, sin embargo, están terminados, son su obra.


"Una obra de arte está completa cuando el artista ha dicho todo lo que tenía en su corazón".

Christian Krohg

lunes, 16 de febrero de 2009

Flora Tristán, el coraje y el valor femenino

Nace en París el 7 de Abril de 1803, en plena época napoleónica. Fue hija del coronel peruano Marino Tristán Moscoso, y de la francesa Anne Caisney. Durante los primeros años de su vida, Flora no se vio privada de nada, y creció en un hogar siempre concurrido por visitas del nivel de Simón Bolivar.
La muerte del padre cuando Flora tiene 4 años sume a la familia en la pobreza. El estado francés revolucionario no reconoce a la viuda ni a los hijos, negándoles cualquier bien o derecho.
Por ese motivo Flora comienza a trabajar como obrera en un taller de litografía. Con apenas 17 años se casa con el propietario de ésta, André Chazal, y tiene tres hijos, uno de ellos Aline será la madre del pintor Paul Gaugin.
Decepcionada del matrimonio (sufría malos tratos) comienza a trabajar como criada de una familia inglesa, por lo que debe viajar a Inglaterra. Se inicia entonces una lucha legal por la custodia de los hijos que duraría 12 años.
Sus amargas vivencias despiertan en ella un pensamiento y una actitud revolucionaria, que la convierte en precursora del movimiento feminista. Viaja por varios países donde realiza trabajos de toda clase, es en ese momento, cuando toma conciencia de su condición de "paria".
En 1833 decide viajar a Perú para reclamar la herencia que le corresponde de su padre, pero solamente consigue una pensión mensual. La etapa que pasa en Perú donde asiste a la guerra civil y ve la gran diferencia entre las distintas clases sociales, será significativo para el futuro de Flora; se convierte en defensora declarada de los derechos y libertades de la clase obrera y de la mujer.
La persecución de su marido continúa hasta el punto de recibir un disparo que la deja mal herida. Finalmente es condenado y ella consigue liberarse de él.
En 1844 fallece víctima del tifus con sólo 41 años, dejando plasmadas sus ideas y vivencias en su prolífica obra, de la cual destacan: "Peregrinaciones de una paria", "Paseos en París", "Selección de cartas" y "Unión Obrera".

De ella dijeron:

"Fue una precursora de altos ideales nobles" (Karl Marx)

"Acaso no haya destino femenino que deje, en el firmamento del espíritu, una semilla tan larga y luminosa" (André Bretón)

"Su vida, fue la vida de una temeraria y romántica justiciera" ( Mario Vargas Llosa)



lunes, 9 de febrero de 2009

"No me he vuelto loco porque ella ha asumido mi locura"



"Ella no es un capricho, no, ella es una diosa. Llena de talento. El sí y el no de mi vida, de mi arte, de mis sueños...".

Elena Ivanovna Diakonova, nacida en Kazán (Rusia 1894), conocida por todos como Gala, lo era todo para Salvador Dalí (Figueras, Gerona, 1904). Por el contrario, muchos de los artistas surrealistas de la época, amigos de Dalí, la calificaban de bruja, manipuladora, egoísta, posesiva, devoradora de hombres, mujer sin escrúpulos... sin embargo, para el artista ella fue el elemento esencial de su vida y su única realidad femenina. Él hizo de Gala el centro de su amor, su pasión y su erotismo.

lunes, 2 de febrero de 2009

"Yo invento historias y no interpretaciones de historias"

"La materia de nuestros sueños
viene de esas profundidades que ignoramos.
A veces hay unos abismos
un poco tenebrosos y otras veces un mundo
de puras banalidades,
pero es nuestra personalidad secreta
la que sale en nuestras fantasías
y en nuestros sueños.
Hay una dimensión de la que muchas veces
no somos
y no queremos ser conscientes".

Mario Vargas Llosa

martes, 27 de enero de 2009

Hable con ella




Es el título de una de las películas de Pedro Almodóvar. El mensaje temático del film, es la falta de comunicación sobre los sentimientos y emociones entre el género masculino y femenino. Trata de la dificultad y el pudor a la hora de expresar abiertamente con palabras lo que sentimos hacia nuestra pareja.

Pienso que continúa siendo una asignatura pendiente en las relaciones sentimentales, que se va acentuando a medida que se suman años de convivencia.

Por ello es tan importante buscar una excusa o una ocasión especial (como un aniversario) para ratificar ese amor, poniendo al desnudo y al descubierto todos los bellos sentimientos que guarda sigilosamente nuestro corazón hacia nuestra amada pareja.

Reconozco que soy muy afortunada ya que disfruto de una excelente relación de pareja que dura más de 20 años, ambos nos respetamos, admiramos y somos leales. Nunca nos aburrimos estando juntos, nos gusta estar solos. Nos conocemos profundamente, nos aceptamos, nos peleamos sin odio, nos divertimos. Somos amantes, socios, amigos y cómplices. Ninguno de los dos concebimos la vida sin el otro. Pero como mencionaba al principio, a veces se necesita confirmar todos estos sentimientos con “palabras”.

Cierto día me sentí gratamente sorprendida, “él” habló conmigo. Lo hizo recordando una escena cinematográfica de una maravillosa película que habíamos visto juntos “Lugares comunes” protagonizada por Federico Luppi y Mercedes Sampietro.
Él, me reveló su secreto, me dijo que cuando ve a alguna mujer guapa, bella, simpática o inteligente enseguida la compara conmigo, y me dice: No sé cómo lo haces, ellas siempre salen perdiendo, y tú… siempre sales ganando, porque para mí, sólo existe una mujer… y esa mujer, siempre eres "tú".

Emocionada y agradecida, pues aunque yo intuía todo eso, en el fondo necesitaba “escuchar” esa confirmación de su amor. Yo también hablé con “él”, y de una manera solemne quise consagrarle mi amor. Fue recordando las palabras de la fiel Penélope a su esposo Ulises en la Iliada:

“Victor, tú eres para mí
mi padre,
mi señora madre,
mis hermanos pero,
sobre todas las cosas,
eres:
el amor que florece”.

¿Creéis que merece la pena “hablar con ella” o “hablar con él”?

viernes, 16 de enero de 2009

Volver la vista atrás...






"El pasado tiene que ser
como un álbum de fotos.
Un día lo abres
y te das cuenta de cómo eras,
pero no lo haces todos los días,
y por supuesto,
sería un gran error
quedarse a vivir en él"


lunes, 5 de enero de 2009

Luz y sombra






"La poesía no es de quien la escribe, sino de quien la necesita"

Luis Eduardo Aute