jueves, 12 de marzo de 2009

Zenobia, la esposa fiel, siempre en la sombra


El 28 de octubre de 1956 murió Zenobia Camprubí Aymar, tres días antes de que a su esposo le otorgaran oficialmente el Premio Nobel.

Zenobia fue, ha sido, es, una de tantas mujeres que viviendo a la sombra de un marido famoso, han pasado a la historia como la “esposa de”, y en este caso, igual que en otros muchos, el título no puede ser más injusto ya que Zenobia no fue “la esposa de”, sino Zenobia Camprubí Aymar, una mujer muy inteligente que se sacrificó por un hombre, el poeta Juan Ramón Jiménez, convirtiéndose en su enfermera, colaboradora, secretaria, administradora familiar y
mujer de negocios en una insólita faceta que permitía cubrir gastos ya que la economía hogareña no era lo que se dice brillante.

Nuestro poeta era hipocondríaco y depresivo y ella, por amor, tuvo mucho que soportar siempre con una sonrisa en los labios. Gracias a Zenobia, el poeta mejoró sus versos, ya que los primeros que le hizo leer a ella no le gustaron nada, y posiblemente sin la influencia de esta mujer extraordinaria Juan Ramón no hubiera llegado a brillar como lo hizo posteriormente.


Juntos trabajaron en la poesía de Rabindranath Tagore, ella como traductora y él, según se dice, dándole la forma poética, y entrecomillo “según se dice” porque puede haber dudas a este respecto, es decir, la plena intervención de Juan Ramón Jiménez en la versión poética traducida de Tagore, ya que Zenobia era una mujer muy competente, pero en su época seguía sin estar bien visto que las féminas demostrasen sus capacidades, y no sería la primera que ha escrito y el marido se ha llevado toda la gloria; podrían darse muchos nombres.


Sin embargo, no quiero afirmar con esto que nuestro poeta fuera un suplantador de identidades, ni mucho menos, solamente que bien pudo ella minimizar su propia intervención, ya que, mujer discreta, y sobre todo enamorada, prefirió siempre guardar un modesto segundo plano por no restar protagonismo a un marido depresivo a quien cuidaba con abnegación.


Ella misma, saliendo al paso de este tipo de suposiciones, llegó a escribir que si no se había dedicado plenamente a la literatura es porque nunca escribió nada que valiese la pena antes de los 27 años, edad en la que contrajo matrimonio, mientras que Juan Ramón ya había revelado su talento a los catorce. O sea que según Zenobia, él la aventajaba, tenía madera y ella sólo servía para traducir..., aparte de ser el complemento del poeta.

Como muchas mujeres, Zenobia Camprubí Aymar se anuló alegremente en aras del hombre al que amaba y nunca dejó de estar a su lado, alentarle y procurarle una vida lo más cómoda posible; imagino que el hecho de que en este matrimonio no hubiera hijos, facilitó el que Zenobia pudiera entregarse a Juan Ramón tan devotamente como lo hizo.

Zenobia, hija de Raimundo Camprubí, un ingeniero de caminos, canales y puertos de origen catalán aunque nacido en Pamplona al pertenecer a una distinguida familia de militares, nació a su vez en Malgrat de Mar
, provincia de Barcelona, siendo su madre de ascendencia italiana, una señorita de la buena sociedad de Puerto Rico.

Como su familia disfrutaba de una excelente posición social, y, además, pormenor digno de ser tenido en cuenta, eran muy abiertos de mente, la pequeña Zenobia recibió una educación esmeradísima, en la que los viajes frecuentes cruzando el charco eran acontecimiento normal. Aprendió idiomas, literatura, música e historia... y conoció a Juan Ramón Jiménez, sellando
el encuentro su destino.

Cabría preguntarse ahora si la vida de esta mujer, que, aparte de todo lo expuesto en su relación con el poeta, tuvo tiempo para dedicarse a las causas sociales, no hubiera sido por completo distinta de haber continuado su camino sola, y no me estoy refiriendo precisamente a observar una vida de traductora.

Los últimos años de la vida de Zenobia estuvieron marcados por el cáncer a consecuencia del cual falleció, y su último acto de servicio fue el informar personalmente a Juan Ramón que le había sido concedido el Premio Nobel, un galardón merecido pero que llegó en muy tristes circunstancias, aunque es indudable que fue la última alegría de Zenobia.

Juan Ramón Jiménez la seguiría a la tum
ba en 1958.

"Esta noche de abril, la lámpara arde en mi alcoba [...]. Mi vestido es azul como el cuello de un pavo real, y verde mi manto como la hierba nueva. [...] Ella soy yo, caminante sin esperanza, ella soy yo”

Rabindranath Tagore.

Gracias a la colaboración de mi amiga Mía.



78 comentarios:

Nausicaa dijo...

Vaya, con lo cerquita que tengo el pueblo de Juan Ramón Jimenez, la de veces q estuve en su casa-museo, y nada de ella sabia... Es terrible como ignora la historia a personalidades tan importantes y brillantes.

Como siempre es un placer aprender de tus palabras.

Cecilia Alameda Sol dijo...

Una mujer realmente interesante, a la que el tiempo está haciendo justicia. Porque su nombre es reivindicado por mujeres (como tú, como Rosa Montero) que quieren que ella figure entre las figuras femeninas que han aportado con su inteligencia algo de riqueza al patrimonio cultural de la humanidad. Juan Ramón Jiménez era un señor un tanto extraño, (acumulaba papeles, periódicos que no tiraba nunca, leí en algún sitio). Sin esta mujer a su lado, igual no hubiera sido el escritor al que hoy se honra.
Otro día tendrás que hablarnos de María Lejárraga.

mia dijo...

El tiempo que hace justicia

post muerte, es tiempo que duele

y sabe a muy injusto

Me fascina como estudias y perfilas

los personajes que publicas,

eres genio Sibyla,

besos y gracias

Espérame en Siberia dijo...

Y de historias así está llena la vida. La de mujeres que han vivido a la sombra de su pareja; ahora ya no tanto como antes, pero se debe seguir dando. Es una lástima que por tonterías de la sociedad una se quede resagada, como Zenobia y aún peor cuando era tan inteligente y capaz.


Muchos abrazos para ti =D

kate dijo...

Dicen que detras de todo gran hombre hay una gran mujer y no se equivocan.
Bravo por ella porque, auqnue vivió a "la sombra" se su esposo, nunca se dió por vencida y dio el 200% :)
Nos leemos. Un beso

TORO SALVAJE dijo...

Otra magnífica mujer que bien se merece este recuerdo y mi homenaje.

Besos.

fernando dijo...

Tiene mucho mérito dar tu vida para otra persona. Me imagino que si lo hizo, sería por amor. Un beso.

JESUS y ENCARNA dijo...

Sibyla, querida amiga, descubridora de lo que pudo ser y no estremecio.
Aqui os dejo lo que me ha estremecido y Silvio lo canta:

Me estremeció la mujer que empinaba a sus hijos
hacia la estrella de aquella otra madre mayor.
Y cómo los recogía del polvo teñidos
para enterrarlos debajo de su corazón.

Me estremeció la mujer del poeta, el caudillo,
siempre a la sombra y llenando un espacio vital.
Me estremeció la mujer que incendiaba los trillos
de la melena invencible de aquel alemán.

Me estremeció la muchacha
hija de aquel feroz continente
que se marchó de su casa
para otra de toda la gente.

Me han estremecido un montón de mujeres,
mujeres de fuego, mujeres de nieve.

Pero lo que me ha estremecido
hasta perder casi el sentido,
lo que a mi más me ha estremecido
son tus ojitos, mi hija, son tus ojitos divinos.

Me estremeció la mujer que parió once hijos
en el tiempo de la harina y un kilo de pan
y los miró endurecerse mascando carijos.
Me estremeció porque era mi abuela además.

Me estremecieron mujeres
que la historia anotó entre laureles.
Y otras desconocidas, gigantes,
que no hay libro que las aguante.

La estatua del jardín botánico dijo...

Es una bonita historia de amor, de ese amor difícil. Y es una bonita y justa recuperación de la vida de esta mujera la sombra del poeta. Los versos de Tagore son muy hermosos. Como siempre, me ha gustado mucho muchísimo.

mera dijo...

Y menos mal, que si fuese francesa o anglo nadie sabría su apellido, v.g. Mme. Curie. Sigo leyéndote con la misma devoción que siempre. Siempre es un placer.

Camille Stein dijo...

hay tantas mujeres que en la sombra sostienen el genio frágil de tantos hombres... este es un ejemplo magnífico

como bien dices, qué hubiera sido de su vida si el camino lo hubiera recorrido sola

... siempre me fascinó el nombre y los apellidos de esta gran mujer... sonoro, poético, definitivo...


un beso

-Pato- dijo...

Me ha encantado conocerla por vos, tenés un modo auténtico de hacernos vivir a cada personaje desde, desde el hallazgo que te maravilló a vos, nos dejás rayitos de luz a nosotros y eso es genial que lo puedas compartir.

Besos

nestor dijo...

Hola, tanto tiempo...pero aqui nuevamente.

Una nueva historia que de verdad me ayuda a ampliar mi cultuira general.

Un abrazo y hasta la proxima.

marichuy dijo...

Querida

Que historia tan conmovedora y hermosa; gracias por compartirla. Si ella que era esposa de un gran escritor, un hombre sensible e inteligente, vivió en la sombra, qué les esperaba -y espera- a tantas otras.

Un beso

Marcoiris dijo...

Preciosa historia, como la de tantas mujeres. Me ha encantado como la has relatado. No la conocia a ella pero si a JR Jimenez (imagino que como la mayoria). Y Tagore me encanta, es uno de mis favoritos. Besos y abrazos!

AdR dijo...

Una mujer brillante, brillando en la sombra, tras él. Recuerdo que mi profesor de literatura la adoraba casi tanto, o más, que al propio Jiménez.

Besos

La pistola de Larra dijo...

Adoro a esta mujer, intelectual, dulce, tan inteligente. Precisamente leí que del viaje de novios, Zenobia escribió un diario al modo del de reciencasado de JR, que es un libro en el que ella está presente por el anhelo del viajante que va en su busca para el matrimonio. Bien se merecía un post, y mil yo siempre la tengo pendiente. Me alegra encontrarla aquí, eso me lo recuerda.
Besazos, sibyla

Ramón de Mielina dijo...

Siempre me ha parecido absurdo el rollo que se llevaba JR con las G y las J...

ONUBIUS dijo...

Por suerte todo cambia, todo acaba por ocupar su espacio que le corresponde, avanzamos, eso si, a pasito lento y la igualdad cada día es mas equiparable al punto final, en donde llegaremos algún día, igual no lo veamos, igual si, pero seguimos caminando y seguimos enriqueciéndonos, no por tener detrás, sino a nuestro lado, personas, sin importar el sexo con las que crecer en todos los aspectos.
Abrazzzusss

isobel dijo...

que gusto pasarse por aquí, un abrazo enorme

Marcelo dijo...

Qué historia increíble! Cuantas mujeres que lo entregan todo...por nada. Una pena cuantos talentos desperdiciados!
un beso

Duncan de Gross dijo...

Una historia interesante la de Zenobia, no la conocía, un gran post!!

Jesús Arroyo dijo...

Cuantas personas, en la historia, se han quedado un paso atrás para que la luz brillara en su pareja. Cuanta mente como filtro.
Un beso.

Soledad Sánchez M. dijo...

Efectivamente Sybila. Una gran mujer. Yo también he pensado muchas veces hasta dónde habría llegado Zenobia, en el aspecto poético y literario, de no haberse casado.
Y también me he preguntado muchas veces cuan distinta hubiese sido la poesía de Juan Ramón si no hubiera estado Zenobia en su vida.

Siempre es un gusto encontrar uno de tus post (merece la pena la larga espera).

Un beso.

Soledad.

MONICA dijo...

Hola Sibyla!, su fotografía lo dice todo. Un abrazo grande y gracias por compartir tantas cosas en el tiempo que te conozco. Feliz fin de semana.

JESUS y ENCARNA dijo...

a la sombra... y que poquito pudo Juan Ramón sobrevivir sin ella...
Petonets
Encarna

GINEBRA dijo...

Muy interesante la biografía de Zenobia, como todo lo que nos cuentas en tu blog, Sibyla... Por amor verdadero se pueden hacer muchas cosas, incluso que la verdadera vocación se postergue o simplemente no se realice... es un poco triste, yo creo que el verdadero amor no coniste en éso, él era egoísta, no debería haberlo permitido... Hay que quererse más uno mismo y quizás esta mujer no supo o no pudo quererse. Besos

Planeta De Escritores dijo...

El Departamento Cultural de Planeta de Escritores, otorga el siguiente reconocimiento a su Blog, sea por su temática de interés y/o diseño gráfico. Enhorabuena.

Puedes pasar a recogerlo en el siguiente enlace: http://planetadeescritores.com/foro/viewtopic.php?t=6981
Nuestro sitio: http://planetadeescritores.com/

José Ignacio dijo...

¿Injusta la vida?, es posible, quizá seguro. A la historia le faltan muchas páginas no escritas y que corresonderían a sus verdaderos protagonistas. Personas que mantienen, cuestionan, colaboran, en resumen que forman un equipo indisoluble; matrimonio o no.
Zenobia es una caso concreto que ahora pones ante nuestra atenta mirada.Como no forma parte de la historia del mundo poético hay que ser, como tu, historiadora, y excarvar.
Zenobia como tantas y tantas personas creo que tuvo la satisfacción personal de vivir con plenitud un mundo de arte, que es posible equilibrara la dificultad de compartir vida con personas bipolares, depresivas, maníacas que abundan en el mundo de las artes.
Besos

Allá dijo...

che que bárbaro...selamor

Ligia dijo...

Muy interesante la historia de esta gran mujer, a la sombra de un gran hombre. -abrazos

Codorníu dijo...

Magnífico trabajo. Parece difícil aquello por lo que hemos luchado siempre: la igualdad, el justo equilibrio. Aunque ya comienzan a verse parejas donde los dos pueden realizar su arte. Pero son las menos.

Un beso.

Runas dijo...

Cuantas mujeres han quedado a la sombra para ceder el protagonismo a sus parejas. Me alegra que hayas traido su historia. Un beso

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Sibyla,

Muchas gracias por regalarnos esa meditada y cariñosa semblanza de Zenobia, una mujer, seguramente como muchas, cuyo nombre nadie recuerda, pero que fueron auténticos genios en la sombra. Esa biografía que nos has mostrado debe tomarse como un elogio para todas esas mujeres, entre las que incluyo a la mayoría de madres de nuestra generación y esposas de quien es o fue nuestro padre.

Un beso,

Antonio

La Dama Se Esconde dijo...

Casada con un gran poeta, pero cuántas mujeres, casadas con hombres anónimos también se mantienen invisibles y renunciando por completo a TODO por ese amor.

Biquiños

Ricardo Tribin dijo...

Amiga Sibyla,

Impactante historia esta de Zenobia Camprubí, la cual me confirma que detras de un gran hombre hay una excepcional mujer.....

Un abrazo grande

SUSANA dijo...

Otra mujer talentosa en las sombras, al servicio de un hombre.

Me pregunto si acaso ella no hubiera sido el espejo (como decía V. Woolf)donde el poeta se reflejó tantas veces ...si acaso él hubiera conseguido el reconocimiento popular.

Vale, que tu artículo me gustó mucho Querida Amiga, es necesario iluminar allí donde la historia opaca.

Mi Abrazote Sibyl, con todísimo cariño!

Cannán dijo...

Me ha encantado este lugar, seguire por aquí,

Abrazo

Gabiprog dijo...

A veces los artistas necesitan de alguien que sea su cimiento, su raiz, su protección. Desgraciadamente la sociedad tiende a perpetuar el buen hacer en las sombras...

Un abrazo!

m. dijo...

de calidad.
mucha.

KLAU dijo...

SIN DUDA ALGUNA SIBY, EN REALIDA FUE LA LUZ Y NO LA SOMBRA LO QUE CARACTERIZO LA VIDA DE ESTA MUJER QUE NOS PRESENTAS.
ESE ESMERO Y CUIDADO DEVOTO HACIA SU MARIDO !!! ESE AMOR POR ELECCION... SIN DUDA ALGUNA FUE LA LUZ. CREO QUE ESTAR A LA SOMBRA (AUQNEU ENTIENDO QUE LO EXPRESAS POR LA FALTA DE "RECONOIMIENTO" LOGICAMENTE) ES QUEDARSE ATRAS Y SIMPLEMENTE NO HACER NADA, ALLI EN ESE LUGAR SI ESTA LA OSCURIDAD, O LA SOMBRA. PERO ESTA MUJER, MARAVILLOSAMENTE Y HASTA EL ULTIMO DE SUS DIAS FUE PODEROSAMENTE LUMINOSA !!!

EXCELENTE COMO SIEMPRE, LLENA DE SENSIBILIDAD EN TU FORMA DE CONTARNOS LA COSAS QUE NO SABEMOS !!!

MIL BESOS MI SIBY
QUE TENGAS UN HERMOSO FIN DE SEMANA
DESCANSA Y DISFRUTA
TE QUIERE
KLAU ♥

La sonrisa de Hiperión dijo...

Zenobia amada, borriquillo valiente y suave. Grande el de Moguer, grande!
Saludos

Möbius el Crononauta dijo...

Yo le preguntaría si fue feliz. Si realmente lo fue, quizás su sacrificio le valió la pena.

Saludos

María Narro dijo...

sigues siendo un libro abierto,

en mi pequeño caso te diré que yo sólo soy 'la mujer de...'

un beso.

merce dijo...

Me encanta, que nos acerques de una forma cómoda, sencilla,e interesante la biografia de personas tan fascinantes.

Si vivió feliz, estupendo, pero es posible, que por las circunstancias
no se haya permitido dar por si misma,toda su capacidad creadora.

Un besito.

Makiavelo dijo...

Creo que Zenobia es el ejemplo de una especie que aun perdura. Es la conjunción perfecta de esposa y madre, algo difícil de encontrar en el hombre.
Es de agradecer que sigan existiendo zenobias, de no ser por ellas, no sé donde estaríamos muchos.

Besos.

PUBLI-C dijo...

Soltera, probablemente se hubiese desarrollado como un gran talento de su país y el nundo. Pero las mujeres son muy abnegadas con sus esposos.

☼El Rincón del Relax☼ *Beatriz* dijo...

Una de las razones por la que me gusta especialmente visitarte, es porque se con seguridad que voy aprender algo nuevo. Siempre encuentro un post que hace referencia a algo que desconocía, con lo cual aprendo y eso me ayuda a muchas cosas.

Amiga como siempre es un gustazo leerte.

Te dejo un gran abrazo y un beso.

Beatriz

Ichiara dijo...

Así está escrita la historia de la humanidad, con la hembra en las tinieblas (la sombra para ellos, pa no quemarse y estar más fresquitos). Tuve un profesor de literatura, un tipo lacio al que le estaré siempre agradecida porque me presentó a Pessoa y a Elliot, que hablando de Jiménez nos contó las infamias y sinsabores que sufrió esta mujer de boca y obra del excelso JR. Parece que era un tío adusto, desagradable, más que soberbio (de hecho no tenía apenas relación con los otros genios de la época que lo aborrecían) y como suele pasar, chupó lo indecible del carácter y la inteligencia de la esposa.

Besotes (tenemos un tiempo primaveral por aquí, dan ganas de que sea viernes de nuevo)

calamanda dijo...

Estimada amiga: Bonita exposición la que nos traes, esta vez, sobre la vida de una importante mujer, siempre a la sombra pero con luz propia.

Las personas que brillan por si mismas, brillan por igual, lo mismo en la oscuridad que con la luz del sol.

Un abrazo.

CALAMANDA

Verbo... dijo...

Benditos labios, bendita sonrisa.

Isabel dijo...

Una de esas biografías grandes que, de nuevo, quedan escondidas tras la de otra persona sólo por el hecho de ser mujer.
Mujeres que han destacado por sí solas y ha sido la época la que las ha escondido.
Es hora de reivindicar sus actuaciones y méritos. Besos.

Adolfo Calatayu dijo...

Cuanto aprendo gracias a tus escritos,querida amiga.
Ignoraba esta historia de vida...es importante tu luz,siempre.
Un beso grande.

mos dijo...

No me cabe la menor duda que Zenobia fue una excelente mujer y esposa. Su propia modestia hace que ella misma se quite importancia en beneficio de Juan Ramón Jiménez. Pero a través de tu post podemos sacar conclusiones que nos hacen ver su valía y su total entrega. Nos quedará siempre la duda de lo que esta mujer hubiera podido hacer si no hubiera estado"sometida" a su época y al servicio de su marido.
Una excelente mujer muy a tener en cuenta.
Un abrazo de Mos desde la ESFERA.

Zeberio Zato dijo...

Me asusta leer a Juan Ramón, porque me hace ver lo lejos de mi alcance que está la poesía de verdad. Después, callo mi lápiz por no quedarme en lo mediocre.

Ahora, cuando te leo, pienso cuánto habrá de Zenobia en esas letras.

La Gata Coqueta dijo...

Ahora sale a la luz la sombra de esta dama, que al final es lo que son dmas en la oscuridad dando su luz a sus compañeros sin ningún reconocimiento comprensible.

Y al final si realmente se supiese la verdad, no destacaria tanto su compañero, no hay más que ver como se apago su llama nada más perderla...

Eso dice mucho a su favor en todos los sentidos como amiga, compañera, secretaria relaciones publicas y un etc. etc.

Feliz semana y un abrazo de corazón con el corazón.

Raquel Barbieri dijo...

Me conmovió la historia de Zenobia... de quien yo no sabía nada, ni siquiera su nombre. Es más, nunca me pregunté si Juan Ramón Jiménez había sido casado o soltero.

Intuyo que si ella--siendo culta y viajada--consideró que tenía que entregarle su vida de ese modo a su esposo, habrá amado mucho a ese hombre y ya por el hecho de compartir la vida y el trabajo con él, obtuvo su cuota de felicidad.


Gracias, querida Sibyla por tan interesante entrega y besos a través del mar

(Renata está rasqueteando el piso alocadamente, no sé qué pretende).

Hada Saltarina dijo...

Hola Sibyla!

Sí, mucho se ha escrito sobre Zenobia, y como tú dices, si no se hubiera casado con Juan Ramón, su vida habría sido distinta, pero ¿mejor? ¿peor? ¡quién sabe! De cualquier manera, yo me hago dos cuestinamientos. Por una parte, a lo mejor no hubiera tenido éxito si se decicara a escribir, independientemente de si lo hacía bien o mal, porque estas cosas son así, no nos engañemos. Por otra parte, a mí me parece que nadie la obligó a hacer lo que hizo, y probablemente respondió a su propia decisión, así que, no creo que podamos juzgar este caso (ni ninguno) en particular. Por supuesto que las mujeres lo tienen más crudo, pero ahí está el caso de Rosalía de Castro por ejemplo; ¿alguien de la calle conoce el nombre de su marido? Las cosas son así, y lo mejor en una pareja es precisamente que la competencia no sea una barrera.

Te mando un muy fuerte abrazo

Adolfo Payés dijo...

Muy interesante, esto no conocía , una pareja de quien yo no sabía nada, ni siquiera el nombre de ella. conmueve mucho..

un gusto siempre visitarte, saludos fraternos

un abrazo..

mj dijo...

No sabes como me he alegrado de leer algo así, sobre esta mujer, estoy muy de acuerdo con tu post porque es lo que tengo entendido sobre ella. Juan Ramón sin ella creo que no hubiese llegado a tanto...
Abrazos Sibyla
mj

fire dijo...

todo cuanto escribes....todas esas vidas (algunas desconocidas para mi) que nos regalas....son apasionantes...pero esta en concreto es hermosaaaaaaaa.....
que bonita historia de amor...que ejemplo de dedicacion...
y fijate que hace poco yo mencionaba esto...el anonimato de mujeres grandes en la historia....
genial susana...
abrazossssssssss

Allek dijo...

hermosa pintura...... me encanta..
te dejo un abrazo..

SDVB dijo...

Historias como éstas son las que me hacen sentir aún más orgullo de ser mujer. Qué privilegio el que nos dieron al hacernos tal cual somos, quizás podremos sufrir más pero también sentimos y vivimos mucho más, y eso nos hace ver la vida de otra manera.
Pienso en tantas mujeres que viven en el anonimato, que viven con papeles secundarios, siendo que en realdad son protagonistas de la vida misma.
Me encantó la canción de Silvio Rodríguez("Mujeres"); como anillo al dedo, no faltaba más.

Muchos saludos desde Chile.
Gracias por tu visita, Sibyla.

alkerme dijo...

De esta mujer sabía por sus traducciones pero seguramente hay más de ella que lo que se le ha reconocido. No falla... es la combinación perfecta.

Besos

Espérame en Siberia dijo...

¡Qué bueno que te gusto esa mezcla!
Nunca lo había intentado, pero John Mayer y Julio creo que se habrían llevado bien jajajaja.

Un beso.

Neli dijo...

Una excelente mujer.
¿te das cuenta? A veces, donde menos esperamos y cuando menos lo buscamos, tropezamos con gente que irradia tanta luz que tan solo sientes ganas de aprender de ella.

Gracias, Sibyla, por acercarnos a este personaje, que ahora nos toca recordar y no olvidar.

Un beso.

Tere dijo...

Como tantas otras extraordinarias mujeres eran demasiado avanzadas para el tiempo que les correspondió vivir,creo que si viviera hoy día podría brillar con luz propia aún estando al lado de Juan Ramón Jiménez,pienso que influyó más la época le tocó que su pareja.
Soy incondicional de Tagore desde hace más de cuarenta años y siempre me admiraba ver que era ella quien hacía las traducciones.
Un abrazo

PIZARR dijo...

Me ha encantado descubrir de tu mano a esta mujer. No había leído nada sobre ella.

Me he dado cuenta de que leo muchísima poesía y sin embargo de muchos autores no se absolutamente nada de sus vidas. Tendré que corregir eso.

Lo de Munch me ha gustado también.

Un beso

Tesa dijo...

¿Cuántos hombres conocemos que hayan puesto su vida al servicio de que el talento de su esposa o compañera brille? Algunos, como mucho, su dinero.

Un abrazo, Sibyla, me ha encantado recordar de tu mano la historia de esta magnífica mujer.

Allek dijo...

pasaba a saludarte....
un abrazo..!

salvadorpliego dijo...

Excelsas las letras que nos regalas en esta narración. Desconocía esa historia. Pero es cierto, cuántas mujeres no han vivido a la sombra de algún hombre famoso sin recibir los meritos debidos. Este es un ejemplo claro de ello. Un verdadero placer leerte. Te felicito.

Valdemir Reis dijo...

Sibyla mucho ¡Paz! Un águila volando tierras en este interesante y bello espacio. Confieso que me gustaría visitar más a menudo, es que las únicas actividades que puedo hacer los fines de semana. Cada vez que vuelvo me siento mejor y más familiar. Felicitaciones por el excelente trabajo. Me gustó el tema. Con ocasión del corazón doy las gracias a todos los que nos visitan, y comentar a continuación, por la presente, me siento honrado y entre amigos. "La única manera para que un amigo es ser un amigo." Emerson. Muy obrigadoooooo .... Espero que decir y, con frecuencia! Valoración de los principales logros y prosperidad. Las bendiciones que Dios proteja y nos ilumine. Tener un feliz fin de semana y festivos. Dejar un abrazo fraterno. Godspeed.
Valdemir Reis

Many dijo...

Lei hace años el Diario de Zenobia Camprubi, y vi q el dicho "detras de cada hombre hay una gran mujer",es cierto en este caso tmb.
Su descripción del exilio en Puerto Rico de J.R Jimenez y de su estado de animo, dejaba translucir q aunq el era el genio literario, ella administrava y cuidaba de la persona de el, para q siguiera siendolo.Y la parte domestica de la vida la solventaba ella perfectamente.
A ella no le gustaba la indolencia en la q el caia en el hotel donde vivian ni las compañias infructiferas q frecuentaba.Se ve q Zenobia,qria aprovechar de manera adecuada la vida,incluso en el exilio.
Me qde con ganas de leer una segunda parte...

HADA ISOL dijo...

Sin duda una mujer marvillosa,equivocó la época en la que vivía,aunque aun hoy cuantas habrá a la sombra de su amado,la historia es muy ingrata al reconocer tan cpoc la labor de una gran mujer,las de aquellas épocas vivieron en el silencio,los historiadores no repararon en ellas y lo mal que hicieron.
Disfruté mucho al leerte,ha sido un aprendizaje para mi y lo valoro mucho,un abrazo!

juan dijo...

Te recomiendo visitar;
http://elartedevivirdelarte.ning.com/
,creo que será de vuestro interés. En este blog estamos creando una red social , con un fin común. Nuestra afinidad hacía todas las expresiones de arte.
Un saludo

La Gata Coqueta dijo...

PASO COMO CADA SEMANAA A SALUDARTE Y DEJARTE TODO MI CARIÑO Y AFECTO PARA QUE LO ACERQUES A TI CUANDO LO DESEES.

UN ABRAZO PARA TI Y PARA LOS QUE TE COMPAÑEN.

SHE dijo...

Has tocado en conjunto y de la manera maravillosa que lo haces, el fiel reflejo de la posiciòn de la mujer en una època y el descubrimiento de un tema social
conmovedor, aquellas mujeres que pasan en la sombra sus mejores años de talento y capacidad en
aras de la familia.

Gracias Sybi !

Jonas :D dijo...

el destino de la Humanidad no se completara hasta comprehender q el amor de la relacion y el cese de todo sacrificio y conflicto relacional, se santifica en el servicio del hombra a la mujer. Suena poetico pero no hay nada tan pragmatico como esto. La mente debe abrazar el corazon, y no al reves.

No hay nadie q este bajo la sombra de nadie, porq el reconocimiento no es lo q persigue el Servicio. Y ningun ser q ame a otro le sigue hasta la tumba porq han trascendido la muerte conjuntaMente en la Unidad divina