martes, 27 de marzo de 2007

“Ella y yo”



Los amantes (Marc Chagall)

Ella y yo nos encerramos
en un lugar cerca de un río
desde allí, dijimos adiós
a tantas cosas que habíamos esperado.
Ella me quería como a un niño loco
al que hay que dejar con sus locuras.
Y nos inventamos un hogar
en cuyas paredes colgábamos poesías,
y en el techo, de lámparas,
falsos paraguas que creíamos
traídos de China.
También tuvimos un hijo
al que dábamos de comer caricias
y granadas y frutas brillantes
traídas de África.
Y nos inventamos una libertad nuestra
donde volaban gaviotas blancas,
y de vez en cuando,
volvíamos a encender el fuego,
que luego nos apagaba el tiempo.
Y conseguimos que en nuestra casa
lloviera por dentro
inmensos manantiales de tristeza,
y a veces cuando me notaba triste y aburrido
se acercaba y me abrazaba
y juro que entonces, su risa era un amanecer.
Y éramos héroes el uno para el otro
y éramos casi, felices.
V. Ortega
Este es uno de mis escritores y poetas favoritos, aunque no sea célebre.

7 comentarios:

Orce, la atlante dijo...

¡Qué bonito Sibyla!

Peggy dijo...

si precioso ...sencillo ...eso de encender el fuego denuevo es un reto y me gusta :)

calma dijo...

Un poema bonito que rezuma paz y harmonía, algo tan difícil de conseguir a veces.
Un beso

Sibyla dijo...

Hola Orce!!:

Agradezco que seas fiel a mi blog. Celebro que te guste el poema. Los sentimientos sinceros nunca defraudan. Un besito.

Sibyla dijo...

Hola Peggy!!:

Es muy importante mantener el fuego encendido… la pasión… la ilusión… el deseo. Besos.

Sibyla dijo...

Hola Calma!!

Como bien dices, la paz y la armonía son muy importantes, deberían acompañarnos siempre, por el recorrido de nuestras vidas. Besos.

VeRa dijo...

Que lindo poema...!
Directo, simple, evocador...
Me da ternura y pena.
Gracias por postearlo