sábado, 13 de marzo de 2010

Miguel Delibes: Un escritor enamorado


Esta entrada fue escrita el 25 de Abril de 2008. He considerado reponerla en homenaje al escritor recientemente fallecido, Miguel Delibes.


Es uno de los escritores españoles vivos, más importante del siglo XX. Nació en Valladolid en 1920. Pero su inmensa obra -medio centenar de novelas y ensayos, rematados por el Nadal en 1947 y el Premio Cervantes en 1993- ha eclipsado otros aspectos de su biografía.
Ángeles, su esposa, fallecida cuando era aún joven, en 1974. La mujer de su vida. Después de la muerte de Ángeles, Delibes, que ya era un clásico vivo de la literatura española, sufrió un bache emocional. Recuerda el escritor :"Ella, con su sola presencia, aligeraba la pesadumbre del vivir. Siempre fue bella, pero, cuando la conocí, era tan bonita, inteligente y atractiva que tenía alrededor un centenar de moscones. Yo tenía un par de años más que ella, pero nos enamoramos, en el 46 nos casamos y en el 73 la perdí. Eso duró mi historia sentimental.
Ella era incapaz de rencores, hacía un gesto: se colocaba un hilo blanco en el dedo meñique para marcar sus enfados. Si el hilo se caía, olvidaba sus motivos de enojo. Me absolvía. Era todo cariño, tan lejos del rencor, que a veces no recordaba por qué se había atado el hilo en el dedo. Su encanto, su entrega, su disponibilidad; cuando una persona entra en uno, se hace indispensable y no es fácil olvidarla. El amor llega a ser una costumbre y no reparamos en sus efectos. Por eso yo lamento no haberle dicho a tiempo cuánto le amaba y cuánto la necesitaba. Era un sentimiento de pérdida tan hondo que no me consolaba de haberlo silenciado. Antes de morir ella dijo: En el peor de los casos, yo he sido feliz 48 años; hay quien no logra serlo 48 horas en toda u
na vida. De la foto de Ángeles quinceañera que abre mis obras completas volví a enamorarme cada vez que la veía. Así pasó este último año, esperando que amaneciera para mirar su fotografía.
El estado de felicidad no existe en el hombre. Existen atisbos, instantes, aproximaciones, pero la felicidad termina en el momento que empieza a manifestarse.
Nunca llega a ser una situación continuada. Cuando no tienes nada, necesitas; cuando tienes algo, temes..."

Durante años, esa ausencia era una presencia íntima y dolorosa, una herida de la que acaso le ayudó a salir un libro memorable, íntimo, casi secreto: "Señora de rojo sobre fondo gris"

Un pintor cuenta a su hija la relación que tuvo con su mujer, recién muerta tras una operación. Este es el planteamiento de este volumen de Miguel Delibes. El pintor ha perdido la inspiración: a lo largo de la obra se descubre cómo es la enfermedad de Ana, su mujer y su musa, la que le ha ido privando de ésta, ya que desde que comenzó su padecimiento no consigue volver a pintar nada nuevo.

El nombre del libro viene del nombre de un cuadro. Ana tenía simpatía por un viejo pintor, García Elvira, al que atendía tras haberse quedado viudo. García Elvira es el que la retrata: "fue en esa etapa cuando le pintó el famoso retrato con el vestido rojo. [...] eludió el fondo; únicamente una mancha gris azulada, muy oscura, en contraste con el rojo del vestido". Entonces es el narrador el que hace ver sus celos por el pintor, que intenta seducir a su mujer, y por su obra, pues no podía soportar que hubiese sido otro el que la captó en todo su esplendor.

El tumor cerebral que acabará matando a Ana va apareciendo poco a poco, y en cada capítulo se van apreciando los cambios que presenta. Narra cómo la actividad frenética de su mujer va disminuyendo a la vez que su capacidad creativa. Ella lo intuía, pero no pensaba que su carencia de creatividad fuera eterna ni que se debiese a ella. Hasta que un día, por fin se atreve a confesarle la razón: "Desde que enfermaste". Pero pese a la enfermedad, su falta de ánimo, y pese a la pobreza creativa de su marido, Ana seguía fiel a la belleza. Narrado desde la primera persona de su marido pintor, Delibes cuanta la historia de una vida dedicada al arte y a la estética, a la suya y a la de su familia, a la protección de su marido y de su obra.

Miguel Delibes

27 comentarios:

Marisa dijo...

Sin duda un gran escritor,
un español que se recordará
siempre, cuya obra como tu bien
dices quizás haya eclipsado su biografía.
Vaya mi recuerdo en estos
momentos para él y su familia.

Besos

Balthazar dijo...

Exquisito homenaje a un escritor que fue uno de los que influyó en mis lecturas desde que le descubrí hace ya muchos años, habiendo leído casi toda su obra.

Tu espacio me resulta tremendamente interesante, así que habrá que volver más despacio para ir conociéndolo todo.

Un saludo.

Andrea dijo...

Un sentido homenaje a este maravilloso escritor, gracias...

Un besote

KASHTANKA dijo...

Sin duda una gran perdida. Precioso el homenaje! Gracias.

Mery Larrinua dijo...

...me uno a tu homenaje...y sobre todo mencionar que en vida le diste tu reconocimiento y admiracion...
un abrazo

-Pato- dijo...

Qué bueno que hayas rescatado este post, me gustó mucho leerlo y me entraron ganas de leer esta novela "Mujer de rojo sobre fondo gris" voy a buscarla.

Besos

(sigo leyendo el post de Leonard Cohen, que tb debe estar imperdible!)

Luissiana Naranjo dijo...

saludos, excelente post. Me uno a este homenaje merecido!! no es una pérdida solo para España sino para el mundo literario y en general!

Jesús Arroyo dijo...

De Delibes me quedo con la obra en pleno, pero especialmente con "Cinco horas con Mario"
Besazos.

Codorníu dijo...

Que tierno, que bonito, que sensibilidad...

Mañana iré a comprarme el libro.

Gracias, amiga.

Un beso.

alkerme dijo...

Acertada decisión la de reponer el post, maravilloso homenaje.

Un beso, Sibyla

merce dijo...

Maravilloso homenaje, en vida y despues de la vida ...más allá... con su musa.


Un abrazo grande Sibyla

Ana dijo...

Un detalle muy bonito.
Feliz semana

Makiavelo dijo...

Delibes nos marcó a todos.

Menos mal que nos dejó su obra para recordarlo.

Besos.

Raquel Barbieri dijo...

Sibyla querida,

Qué conmovedor lo de Delibes. Me impactó la frase: "Por eso yo lamento no haberle dicho a tiempo cuánto le amaba y cuánto la necesitaba."
Es duro cuando sucede eso. Habría que siempre hablar a tiempo, sin especular que contamos con todo el tiempo del mundo y que el otro interpreta todo de nosotros... pero quizás no estaba en la naturaleza de Delibes expresarse así y me da pena que se torturara con esa idea.

Te envío un abrazo fuerte a través del Atlántico :)

AdR dijo...

Emocionante a rabiar lo que dice de su esposa.

Besos.

mera dijo...

Muy bien. Un abrazo.

Deseo dijo...

me recuerda muchas cosas este articulo tuyo aunque espero que un dia yo si volvere a coger un pincel por mas de diez minutos.

Lua dijo...

Realmente me parece uno de los escritores más geniales que he leido alguna vez ,tengo varios libros de el pero ayer estuve de compras y me compre uno (no de el ) tengo debilidad por los libros ,no era de Delibes porque el que queria lo tenian agotado pero eso no implica que siga insistiendo hasta comprarmelo .

Un gran saludito en este Sábado primaveral .Muacks

Anónimo dijo...

Hola! qué tal? Enhorabuena por el blog, quizás te interese pasar por el mío, http://www.tatuajesmundo.info/ , e intercambiar links :), saludos!!
Federico
tatuajesdelmundo@gmail.com

Deseo dijo...

Se me olvido el otro dia ponerlo al final, peor es una lastima que no vengas mas a menudo.

calamanda dijo...

Estupendo artículo...¡Y fantástica
sorpresa la que me he llevado!...
y pensar que venía a saludarte y
decirte que te echaba de menos.
Me alegro muchísimo.

Un fuerte abrazo.

Adolfo Calatayu dijo...

Que buena entrada,amiga querida;te confieso que por una cosa o por otra,nunca leí nada de Delibes,pero tu post me inundó de ganas de leer al Maestro !!!
muchas gracias,un beso grande.

Mos dijo...

Has hecho bien al recordar al maestro Delibes. Un gran escritor y mejor persona que, me temo, que no s le ha dado todo el reconocimiento que se merece.
En cuanto al amor, es fácil pensar que su esposa fuese su gran musa, la compañera de su vida y su gran apoyo.
Gracias Sibyla por traerlo de nuevo.
Un abrazo de mos desde la orilla.
(Perdona que tarde tanto en pasar por aquí. Volveré)

santiago dijo...

estimada amiga, tiempo hacía que no entraba por tu casa, gran escritor, me sumo a tu homenaje

©Torneo de Caballeros (Moderador) dijo...

Hola Sybila,

Te invitamos a que propongas dos blogs que te gustaría que participen en un duelo poético y nosotros llevaremos la invitación para que ellos decidan si le hacen frente a distinguido reto.

Duelos de Poesía


Atte,
Equipo
Los Caballeros de la Dama de Cristal

MAREÑA dijo...

No conozco la obra de él pero al leer tu entrada quedan las ganas de buscar los libros, gracias por la información

carmeloti dijo...

Sin duda, leer esto ha hecho estallar en mi pecho muchos recuerdos, o parte de mi aficción a las letras, era muy pequeña cuando leí "La Hoja Roja"...

Has conseguido, has logrado, has creado, en mi sentimientos, recuerdos, sueños y esperanzas.

Pero sobre todo he podido conseguir entender mi miedo, pues antes cuando no tenía con quien compartir no lo tenia y ahora vivo en ese constate deshacimiento del que habla Delibes, pues soy consciente de su presencia y el dolor que provocaría su ausencia.

Gracias por hacerme expirimentar y experimentarme.