domingo, 9 de diciembre de 2007

Suerte y buena suerte ¿de qué depende?


Dicen los expertos que existe una gran diferencia entre la suerte y la buena suerte.

La primera es producto del azar, surje de manera inesperada y no controlable por la voluntad humana.

La buena suerte, quienes consideran tenerla, dicen que la crea uno mismo. ¿Con qué elementos?, los más representativos son:

1. Tienen una actitud positiva ante las experiencias, aunque éstas, sean adversas. Su optim
ismo se ancla en la lucidez y en el compromiso de su trabajo.

2. Se saben responsables de sus actos. Ante el error o la adversidad, no culpan a un tercero. Analizan la causa de lo que les ha ocurrido y cómo pueden enmendarlo.

3. No viven el error como una mácula en su vida, sino que hacen de él una fuente de aprendizaje.

4. Funcionan con un "hay que creerlo para verlo" y no con un "hay que verlo para creerlo".

5. Son perseverantes, no postergan las cuestiones que tienen pendientes de resolver.

6. Tienden a atribuir un significado construtivo a lo que les sucede. Una misma circust
ancia, puede ser vivida como un golpe de mala suerte o un regalo de la vida.

Existe un cuento que me gustaría compartir con vosotros:

Un día, un bellísimo caballo decidió bajar de las montañas y entrar en la aldea en la que vivía un anciano labrador. El caballo se detuvo en el establo del anciano. Cuando llegó a verlo la multitud del pueblo, celebraban la fortuna del abuelo diciendole: "¡Qué buena suerte has tenido!". A lo que el anciano respondió: "¿Buena suerte? ¿mala suerte?, ¡quién sabe!".

Al día siguiente, el caballo regresó a las montañas. Los vecinos se dieron cuenta y, cuando avisaron al anciano y lamentaron lo ocurrido, éste le replicó: "¿Mala suerte? ¿buena suerte?, ¡quién sabe!".

Pasó una semana y el caballo volvió de las montañas con toda su manada, y fueron a parar de nuevo al establo del anciano, ya que siempre tenía a punto agua y comida. Al ver el maravilloso espectáculo, los vecinos le felicitaron, por su renovada buena suerte. Éste con tranquilidad, les respondió: "¿Buena suerte? ¿mala suerte?, ¡quién sabe!".

Los caballos permanecieron en el establo bajo los cuidados del menor de los hijos del anciano. Un día, el muchacho intentó domar a uno de ellos, pero tal era la fuerza y el brío del caballo, que el joven calló al suelo y se rompió ambas piernas y los brazos. Todo el mundo sen enteró y consideró aquello como una desgracia. No así el labrador que se limitó a decir: "¿Mala suerte? ¿buena suerte?, ¡quién sabe!".

Unas semanas más tarde, el ejército de aquella nación entró en el poblado para reclutar a todos los jóvenes. Estaban llamados a ir a una terrible guerra de la que muy pocos regresarían con vida. Cuando vieron al hijo del labrador con las extremidades rotas, vieron que era imposible reclutarlo, pues no iban a cargar con alguien incapacitado. De nuevo los vecinos fueron a felicitar al labrador, pero otra vez el anciano encogiéndose de hombros dijo: "¿Ha sido buena suerte? ¿mala suerte?, queridos vecinos ¡quién sabe!".

Esta fábula nos muestra que lo que a primera vista parece un contratiempo, puede ser un disfraz del bien. O al contrario, lo que parece bueno a primera vista puede ser realmente perjudicial.

Lo razonable sería despreocuparse de la suerte (mala, buena o inexistente) y avanzar creando las circustancias que nos lleven a encarnar la calidad en lo humano en las relaciones, en lo social y en la vida.

101 comentarios:

Fermina Daza dijo...

Es cierto que, a veces, lo que nos parece un contratiempo puede traducirse a la larga en algo positivo, dicen que "no hay mal que por bien no venga". Pero también es cierto que hay personas que nacen con estrella, parece que la vida los mima. Afortunadamente una de esas personas es alguien a quien quiero con todo mi corazón. ¡Dios le mantenga de por vida su buena estrella!

Un fuerte abrazo

Irene

á xibela dijo...

Qué bonitas esas fotos vivientes e instructivo el relato!

Los romanos decían que la fortuna sonríe a los audaces y creo que es verdad.

En todo caso y ahora que ese entrañable y relativista anciano del cuento habrá fallecido, podemos afirmar con rotundidad:

"Es una suerte haberte encontrado, Sibyla".

Buenas noches y dulces sueños.

Alberto dijo...

Yo soy un chico de suerte (tanta buena como mala)...

El que tiene suerte la tiene para bien y para mal.

Un saludo!

;-)

María Narro dijo...

yo tampoco sé si existe la suerte. Existe el trabajo -personal-, la constancia, las ganas...

Tú sabes lo que tengo encima, qué mala suerte dicen muchos y yo en mis peores ratos. Pero por lo que me toca vivir soy como soy.

¿mala suerte?

¡quién sabe!

Un abrazo.

Ichiara dijo...

No sé muy bien qué es la suerte, supongo que te toque la lotería, porque lo otro es el fruto del esfuerzo y la constancia, del trabajo, de la educación, de..., de..., de... de cada uno en definitiva. Aunque hay veces que una se cruza con auténticos melones, y no veas lo rápidos que ruedan los jodidos... Será porque son redondos? o porque no tienen pelo? Vete tú a saber. Yo sigo echando la primi por si acaso.

Besote

La interrogación dijo...

Qué chulas las fotos casi reales. jjaaja

¿Buena suerte? ¿Mala suerte? Procuro no pensar en ello pero sí es verdad que a veces me pasan cosas y me hacen pensar: puf, un poquito de suerte y esto habría sido estupendo o lo contrario. Pero es que es muy difícil no asociar la suerte con algunas situaciones, no?

Un beso!

Raquel Barbieri dijo...

Buenos días Sibyla,

¿Cómo estás?

Parto de la base de que creo en el trabajo personal intenso como motor hacedor de cierta parte de destino. Creo que existe la suerte. Hay un tipo de suerte o "sino" que nos hace nacer en un hogar carenciado o rico, de enfermedad o de salud, de gente buena o mala... en fin, lo que todos sabemos y en donde no puedo aportar nada nuevo. El mundo no es precisamente una "meritocracia".

Cuando alguien nace con todo dado como para poder construir una vida linda, eso es tener suerte. Si después destruye o no aprovecha lo que recibió... es harina de otro costal.
No tener suerte es cuando uno nace en la miseria, no teniendo alternativas a menos que caiga alguien en tu vida que pueda rescatarte de ahí. Nuestros casos son distintos porque somos gente que elige, accede a Internet, escribe, lee, opina y come todos los días... ya sólo por eso, diría que la suerte existe (para nosotros).

Estoy de acuerdo con lo de crearse las condiciones adecuadas para ayudar a la propia suerte. La Callas decía: "Trabajo, luego existo".

(Este tema tiene muchas aristas)

Te mando un beso :)

Carlos Paredes Leví dijo...

Yo, acaso infectado de muchas lecturas, prefiero decantarme por una creencia casi metaf�sica de las dos caras de la suerte.
He comprobado como, la mala tiende a prenderse como una lapa sobre aquellos que elige y la buena, nunca dura...
Un saludo.

tino cassi dijo...

en los asuntos terrenales
siempre es mejor
tener buena suerte
que ser influyente...

mis afectos Sby
:)

Isabel dijo...

Me gusta el post. Es muy emocional y trata de cómo nosotros podemos cambiar las cosas a nuestro alrededor más de lo que pensamos. Todo es cuestión más de actitud que de suerte, creo yo. La vida fluye, nosotros podemos verla pasar sin hacer nada o procurar que todo ocurra con la mejor de las sonrisas, por si el momento dulce llega y nos lleva consigo. Muchos besos para ti.
http://senderosintrincados.blogspot.com

Makiavelo dijo...

A caballo regalado no le mires el diente. El campesino era un hombre sabio que dejaba al animal a su aire.
El secreto está en el desapego,
y en dejar la puerta abierta.

Saludos.

Dédalus dijo...

Me ha gustado tu reflexión, Sibyla. Yo soy de los que creo que la suerte se cultiva y que, por delante de todas las cosas, hay que mantener una actitud proclive y activa, desarrollar un trabajo que propicie y tiente a la suerte, a la buena suerte.

Un beso.

Sourin dijo...

Yo creo que la buena suerte ni la mala suerte existan.......simplemente......que el suceso imprevisto nos acaece a todos......a veces sale bien....y otras mal........pero eso no es voluntad de la suerte o de algun dios......que este observandonos........

Cada uno podemos contribuir....a vivir mejor........pero el azar.....como fuerza que nos da bendiciones.....en mi opinion.....no existe.......

En fin Siby.....me siento afortunado de conocer a gente como tu....pero no creo que sea un azar conocerte......sino un tiempo y unas circunstancias determinadas.......

un beso

Sourin

Orestes (Ex Al) dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Orestes (Ex Al) dijo...

Efectivamente entre la suerte y la buena suerte hay una enorme diferencia. Una llega por sorpresa y otra hay que buscarla.
Tu metafora del caballo es muy elocuente. A lo largo de sus parrafos la suerte y la buena suerte se van entremezclando y uno se puede dar cuenta perfectamente donde está la una y donde se encuentra la otra.
Te felicito por tu perspicacia e inteligencia, que estan al margen, y posiblemente por encima de la suerte y de la buena suerte.
Besos

NOCTURNA dijo...

Me gustó Sibyla, aunque no creo en ninguna clase de "suertes".
Pienso que el hombre es quien determina el resultado de sus actos. Y si hay esfuerzo y constancia, se puede lograr casi cualquier cosa.
Digo "casi", porque todos estamos más capacitados para determinadas cuestiones y el explotar dichas capacidades determinará lo que, habitualmente, llamamos "suerte".
Cariños

A.Tapadinhas dijo...

Um exorcismo para a mala suerte é passar pelo teu espaço: tem sempre muitos motivos de interesse: por ele próprio e até pelos comentários que suscita. Outro exorcismo que afasta a má sorte é a beleza... e tu tens muita...
Beijos.
António

juan antonio dijo...

Hola sibyla, espero que estés pasando unas buenas fiestas...

Yo creo en la suerte que se busca, estando en el sitio idoneo en el monmento adecuado, y siempre pongo el ejemplo de un jugador de mi equipo del alma, el Sevilla f.c.; fue hace años, durante un partido de UEFA, que si ganaba, pasaba a la siguiente ronda, pues bueno, estando el marcador 0-0, cuando el portero contrario sacó de portería, con tan "mala suerte" para él, que el saque dió en la cara de un defensa sevillista y entró en la portería, ganando el partido el Sevilla.
Juanito, así se llamaba el jugador en cuestión, había llegado al sevilla con mal pie, pero siempre estaba luchando... y al fin le llegó su premio.

ovejavieja dijo...

Pues yo llevo toda mi vida pensando que tengo muy buena suerte. Y es verdad

txanba dijo...

y a pesar de todo, vivimos.



un abrazo.

solo mi version.... dijo...

PARA MI LA UNICA FORMA DE VIDA...por eso debo tener siempre suerte ..y que lindo que compartas estos tan buenos consejos...
un beshote y lindo efecto del cuadro...

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

La suerte en sí no existe. Si existiera, El Corte Inglés la vendería en la planta 7ª. Además, como en la fábula, a veces no se sabes si algo es buena o mala suerte a la larga.

un beso.

fire dijo...

a mi me paso algo parecido alo del cuento..
una mala suerte increible que me hizo sufrir mucho...y con el tiempo me he ido dando cuenta que solo fue un golpe de suerte...
es dificil de entender....pero yo sé de lo que hablo...

un besito niña...preciosas imagenes en el aguaa...k bonitas¡¡
:-)

Bohemia dijo...

Sabes qué...?

Que suerte leerte...

:o)

Besos

Tony dijo...

No se, pienso que la suerte se la busca uno mismo. Mala o buena.

Jorge dijo...

Interesante la teoria. Bonito el cuento. Sorprendentes las imagenes.
Estoy con Antonio, mi buena suerte fue encontrar este blog y perseverar en el.
Me creo responsable de mis actos; y, la vida, ya me ha enseñado que no siempre consigo lo que deseo...mi buena suerte es que elijo.
Mi buena suerte es que naci en la segunda mitad del siglo XX, en Europa occidental, de familia culta...no controle nada de eso.

Maribel Sánchez dijo...

Pues mi gran suerte es haberte encontrado, a ti y a todas esas personas que andais llenando mis horas, así que la suerte existe aunque el dia 22 de diciembre se elvide de ello a la hora de cantar mi número de la loteria.

Besos grandes.

El Andresino en serie dijo...

Yo prefiero pensar que mi suerte esta por llegar
aunque no me quejo...
xxx
ooo

MANDALAS POEMAS dijo...

Hola, es un placer entrar a este espacio. Mucha calidez. Te felicito y te invito a que visites el mio donde están consignados mis poemas: www.mandalaspoemas.blogspot.com

Un abrazo desde Barranquilla, Colombia y Feliz Navidad.


Víctor González Solano

Sandra Garrido dijo...

Uyy, Sibyla, hoy tocaste un tema complicado, pues aunque más que suerte creo en las energías negativas y positivas y que cada uno según su disposición y su talante puede atraerlas,o como apuntan mucho el esfuerzo, la constancia es la que nos lleva a construirnos una vida medianamente feliz, sin contratiempos y con muchas satisfacciones... pero siempre hay contratiempos, hay acontecimientos externos que nos invaden y por muy positivo que seas pueda perjudicarnos, pero no sé si se trata de suerte... el hecho de nacer en el lugar equivocado o en un lugar donde la desgracia esté a la orden del día, en un hogar donde el maltrato sea el pan que comen, o un país donde las guerras y el odio sea el sustento. ¿es mala suerte?
A veces también me pregunto si será cierto aquello del karma, y que estemos pagando lo que hicimos en otras vidas...

En fin un tema que da para sacarle pero que mucha punta..

El cuento es muy hermoso ¿conoces al autor?

Un abrazo

Aires dijo...

Me ha encantado leer este cuentecito en tu blog, lo leí hace muchos años, exactamente 27 y desde entonces tengo muy asumido que la buena o mala suerte es una cosa muy relativa y que la historia se encargará de decirnos cómo es. Besitos.
http://airesabiertos.blogia.com

Néstor Morris dijo...

Me gustó tu reflexión, su presentación y el cuento que escogiste para el tema.
Yo soy de aquellos que cree en la suerte pero siempre pienso que algo hay que aportarle a su ruta...

Un cordial saludo.

Alu dijo...

Este cuento ha estado muy bien para darse cuenta de aquellas casualidades de la vida. Nos preguntamos por qué pasan. Nosotros tendemos a creer más en la mala suerte que en la buena, es algo raro, pero es cierto.
La concepción de suerte es algo muy subjetivo con lo cual cada uno puede tener su opinión .

Pero a veces la suerte es algo que nos anima a seguir, no es ni bueno ni malo creer en la buena o mala suerte.

UN BESO, un placer volver por aquí.

Alu

gorrión dijo...

...mi preciosa y sabia maga Sibyla, cómo me ha gustado tu escrito sobre la suerte.Comparto en gran medida que una actitud elevada propicia que podamos no sólo afrontar en los momentos más difíciles las situaciones más duras con más energía y resolución, sino que en los mejores momentos estemos más preparados para valorar las cosas realmente importantes de la vida poniéndonos con determinación a movilizar lo que esté en nuestras manos.De esta manera podemos llegar además de a gobernar con más satisfacción nuestras vidas a ser fuente de energía y ejemplo para aquellos que se sientan derrotados y a merced de la "mala suerte".
Me encantaron tus palabras y también la de todos los amigos que han puesto sus comentarios tan interesantes.Me encantaron las opiniones de Jorge y de Antonio Tapadinhas.
Besosbesos de benéfica suerte...aunque la suerte es conocer personas como vosotros!

Pakous dijo...

He tenido suerte, gracias por tu sutil pensamiento.
Un abrazo

.:*:. Ferípula .:*:. dijo...

Es como el reflejo de tus imágenes...bueno, malo...quién puede decirlo?
Allí están,
y creo que todo lo que sucede en mi vida tiene un propósito.
Busco la guía de Dios, busco su reflejo...la suerte no existe...

Gracias hermosa!

Iván dijo...

Sé cuál es mi destino
pero no lo conozco.

(José Angel Valente)

No sé si podemos fabricarnos nuestra suerte o no. Desconozco exactamente qué es la suerte. Estos días, por ejemplo, me sorprende la cantidad de libros que se venden para 'triunfar' en la vida, económicamente digo, para tener 'suerte'. La suerte se aplica a la lotería, a la paga inesperada, al coche nuevo, al bingo ganado; rara vez a la suerte de estar vivo y con los ojos abiertos. Otro poeta decía: 'Quien no se dé cuenta de que respira/no salga a la calle (Claudio Rodríguez). Qué suerte, ¿no? Escucho también a Nina Simone cantando que no tiene zapatos, que no tiene casa, que no tiene abrigo, pero que tiene su vida.

Por último te dejo este pensamiento, es antiguo pero sigue siendo válido y se aplica a la suerte o ausencia de ella:

'Podrán los encantadores quitarme la ventura, pero el esfuerzo y el ánimo será imposible'

Besos.

Tesa dijo...

Hola, Sibyla, qué bueno hablar de este tema. Me encanta Alex Rovira, me parece una persona muy lúcida.

No soporto a la gente que se pasa el día quejándose de su mala suerte, de que son maravillosas, pero nadie lo ve y todas sus penas pasan porque los demás no tienen nada más que hacer que fastidiarlos.

De niña las monjas me decían que me portara bien, que Dios me estaba mirando, yo les contestaba: “creo que Dios tiene muchas cosas más importantes que hacer y arreglar que mirarme a mí”. Y lo creía sinceramente.

Cuando me ocurre una época de contrariedades, y llevo un final de año de traca valenciana, me digo: voy a tener una entrada de año de fábula, porque además es así, si no pierdes el espíritu positivo, las malas rachas se pasan y aprendes de ellas y llegan las buenas y disfrutas más porque no sabes cuánto te va a durar. A mí me ha pasado como al campesino, muchas veces algo que a priori era malo ha traído consecuencias buenísimas y al revés también.

Me responsabilizo de lo que me ocurre, porque lo que nos sucede en la vida tiene mucho que ver con las decisiones que vamos tomando. Hay que saber elegir y asumir la elección y lo que llegue después.

Besos, Sibyla. Como siempre, ha sido un placer.

la-de-marbella dijo...

Tienes razón en tu exposición y la anecdota del anciano es muy reveladora. No obstante, creo que existe la suerte per se. Es decir hay gente que tiene suerte sin más. Sin trabajarla ni buscarla. Al igual que hay gente que la tiene mala por lo mismo.
Yo pertenezco al grupo del anciano.

mandarina azul dijo...

Ha sido un gustazo leerte, Sibyla. Creo que dejando a un lado cosas que no dependen de nosotros (como por ejemplo la salud), la mayoría de las veces lo que llamamos "buena suerte" es la respuesta a nuestra actitud para propiciarla.
El cuento no deja de ser muy cierto por lo bonito que es.
Y las fotografías son chulísimas.

Un besote. :)

Sibyla dijo...

Fermina:
Me alegro por tí, y por esa persona a quien tanto quieres y parece ser que la vida le sonríe.
Mis buenos deseos para ambas!
Besitos, Irene.

Mavi dijo...

Ya conocía esta fábula y alguna más de idéntico significado.
Estoy totalmente de acuerdo, la buena es aleatoria, y el sentido en el caiga, el bueno o el malo, depende de nosotros mismos.

Besos

Sibyla dijo...

A xibela:
Creo que los romanos tenían razón!
Los audaces son más aptos para poder labrarse un buen futuro(Buena suerte)

Haberte encontrado también es una suerte para mí.

Sibyla dijo...

Alberto:
Pues disfruta de ambas vertientes de la vida!
Un abrazo.

Sibyla dijo...

María Narro:
El esfuerzo, la constancia personal,
el tesón, el no desistir...
En tu caso ha dado a luz ese libro que acabas de publicar con tanta ilusión!
Y yo te deseo EXITO! Y que triunfes, porque te lo meeces!
Besitos.

Sibyla dijo...

Chiara:
Eso es lo que yo quería expresar, que la verdadera suerte en la vida se la tiene que trabajar uno mismo, después están los sucesos fortuitos, como que te toque la lotería o la primi(a quien juegue).
Besotes.

Sibyla dijo...

La interrogación:
Las fotos me las ha colgado mi diseñador gráfico particular(mi hijo Pablo), porque yo no tengo ni idea de esas cosas...
Es verdad que a veces pensamos que las cosas nos podían haber salido un poco mejor(haber tenido más suerte),
pero las circunstancias inesperadas también existen, a veces juegan a nuestro favor y otras en nuestra contra, todo es relativo...
PD. Dice mi hijo que si quieres te
personaliza la plantilla.
Besos.

Sibyla dijo...

Raquel:
Tienes razón, este tema tiene muchas aristas, pero creo que está en la predisposición de uno mismo ante la vida, lo que va a determinar que tengamos más éxito(suerte), o menos.
Picasso decía:
"Creo en las musas, pero cuando ellas te visiten, deben encontrarte trabajando".
Besitos,amiga.

Sibyla dijo...

Carlos:
Me gustaría poder convencerle de que su descubrimiento metafísico, tiene un fallo o error, y que lo positivo puede ecipsar a lo negativo, pero sé que es inútil...
Exito en su vida amigo!, ese es mi deseo.

Sibyla dijo...

Tino Cassi:
Es mejor la recompensa
del trabajo personal,
que recibir presentes
por méritos ajenos.

Mi afecto.

Sibyla dijo...

Isabel:
Me gusta mucho tu comentario, porque has captado muy bien lo que yo he querido transmitir.
Es cuestión de actitud ante la vida, está en nuestra mano más de lo que podemos llegar a imaginar.

Recibe mi cariño.

Sibyla dijo...

Maki:
Has dicho dos grandes verdades:
El desapego, también podríamos llamarle generosidad.
Y el dejar la puerta abierta, el estar expectantes a nuevas vivencias positivas.
Un saludo.

Sibyla dijo...

Dédalus:
Sí, la "suerte" se cultiva, y según el abono que se le eche,y el cuido que se le dé, aumentará o por el contrario decrecerá.
Un abrazo.

Sibyla dijo...

Sourin:
El suceso imprevisto nos puede sorprender a todos en un momento determinado, pero el día a día, es lo que va a determinar si estamos empleando bien nuestros recursos o no.
Un abrazo Sourin y encantada de conocerte.

Sibyla dijo...

Orestes:
La "buena suerte", como dices muy bien hay que buscarla, aunque lo ideal sería no obsesionarnos con su hallazgo, e intentar ser felices en el día a día.
Un abrazo

Sibyla dijo...

Nocturna:
Coincido contigo en que no existen las suertes(buena y mala), como algo ajeno a nuestra voluntad.
Pueden llegar a existir, circunstancias adversas y favorables,
de las que podemos aprender, acumulando experiencia para ocasiones futuras.
Otro abrazo ilegal.

MonikaMDQ dijo...

Hola Sibyla,
bueno mirá, justamente ayer escribí un
un post donde contaba en forma de MeMe una serie de acontecimientos que tuve desde que nací y se puede decir que hoy estoy escribiendo aqui mismo por mi BUENA SUERTE.
O sea, yo creo en ella.
No se si dependió de mi, quizás, si, tendrías que creer que si, pero estar a punto de morir mas de 3 veces y salvarme es tener MUY BUENA SUERTE!
En fin, como sea, me ha encantado esta entrada, quizas pone en fila una serie de ideas que tengo sobre el tema.
Un gusto como siempre leerte.
besotes
PD: de paso te invito a mi pregunta del dia: que opinás -como mujer- ¡de un SLIP OPEN ? aclarando que acá en Argentina es la primera vez que se hace este tipo de desfile.
otro beso!

Sibyla dijo...

A.TApadhinas:
Gracias por tus palabras y por tu cariño, maestro del pincel y el color.
Me siento afortunada por tu amistad!
Besos.

Sibyla dijo...

Juan Antonio:
Ese gol de Juanito, sin duda que fue un suceso inesperado y favorable para él, así es la vida, cuando menos te lo esperas, la situación da un giro imprevisto y todo cambia.
Un abrazo!

Sibyla dijo...

Amigos:
Mañana os contesto al resto,
Ahora tengo que marchar.
Besos.

Unicornio dijo...

Hola, buen día, Sibyla...

La 1ra. vez que escuché esta legendaria historia, fue para ilustrar un concepto del últimamente célebre Tao: el flujo del universo tiende al equilibrio. Por eso la "buena" suerte y la "mala" suerte NO existen: sólo son recovecos del flujo de la vida, los cuales puedes tomar de una forma u otra, dependiendo de lo que desees o HACIA DONDE te dirijas (O ELIJAS DIRIGIRTE, esto es fundamental) en ese momento.

Por tanto, pienso más en la "suerte" como en una serie de circunstancias para las cuales estás preparado o preparada (y te haz entrenado a lo largo de tu Vida, quizás sin darte cuenta) o no lo estás.

En el primer caso, tendrías "Buena Suerte", i.e., aprovecharías las circunstancias; en el segundo de los casos, padecerías la "Mala Suerte", es decir, dejarías pasar la oportunidad o las circunstancias "actuarían" contra tí. PERO...
En este último caso, puedes APRENDER de la situación y así sacar provecho para la próxima ocasión, igual o semejante. Y ahí coincido contigo en que un evento (significativamente estadístico, por decirlo más formalmente... ¿o con más pedantería, debería decir?, jejeje! perdón) de "mala suerte" en realidad es una oportunidad para construir, ya sea el carácter, conocimiento o la tan necesaria humildad. Entonces, como saben los Caballitos con Cuerno, "¿quién ha dicho que hay mala suerte? Se llama Aprendizaje".

Tan sólo véanme, por un evento inicial de "mala suerte" he tenido la "fortuna" de leerte. Y me ha encantado. ¡Caramba, qué "buena suerte"!

Un afectuoso saludo de parte del


"Suertudo" Unicornio... ¡Y que tengan un Luminoso Día, dondequiera que estén!

La Valse D'Amelie dijo...

propio de un buen psicólogo...o de una basta experiencia en la vida, más bien, ¿verdad?. Gracias por una bonita y animadora reflexión sobre el valor del optimismo, felicidades.

Sol dijo...

Suerte... destino... sabe!
Me gustó esta entrada, me dejó pensando en mi suerte... ;)

Beso.

Peggy dijo...

siempre he pensado que la suerte solo es una actitud positiva ...como tu concluyes , consciente o inconscientemente atraemos acontecimientos con nuestra manera de pensar .
besos

Sibyla dijo...

Ovejavieja:
Mejor para tí oveja, que te acompañe siempre la buena estrella.

Sibyla dijo...

Txanba:
Vivir es lo que cuenta.
Un abrazo

Sibyla dijo...

Solo mi versión:
Me alegro de que siempre te vaya bien!
Besos.

Sibyla dijo...

Fernando:
Estoy contigo, si existiers la buena suerte, El Corte Inglés, no perdería tiempo en comercializarla!
Un beso.

Sibyla dijo...

Fire:
Me alegra saber que al final, un suceso terrible, con el tiempo derivara en algo grande y hermoso para tí.
Te mereces lo mejor.
Un beso grande.

Sibyla dijo...

Bohemia:
Qué suerte recibirte!
Besitos.

Sibyla dijo...

Toni:
Sí, pienso también que nosotros somos los responsables.

Sibyla dijo...

Jorge:
Como muy bien apuntas,las consecuencias de nuestras acciones,determinarán nuestra "suerte".

Sibyla dijo...

Maribel Sánchez:
Opino igual que tú amiga, tener a personas en la red como tú, sois el mejor regalo!.
Besotes.

Sibyla dijo...

Andresino:
La esperanza es lo último que se pierde...

xxx

Sibyla dijo...

Mandelas poema:
Otro abrazo para Barranquilla.

Sibyla dijo...

Sandra Garrido:
Es un tema delicado, y como expresas,se pueden presentar contratiempos y situaciones no deseadas, pero de todo podemos aprender y salir fortalecidos.
Siento decirte que no conozco el nombre del autor del cuento.
Un fuerte abrazo.

Sibyla dijo...

Aires:
Un placer recibir una cara nueva,
coincido contigo en que la buena o mala "suerte" son cosas muy relativas.
Besitos.

Sibyla dijo...

Néstor Morris:
Bienvenido!.
Siempre es buena esa actitud de ayudar a la "suerte" en su ruta.
Saludos!.

Sibyla dijo...

Alu:
Me gustan tus visitas y tus reflexiones...
Es cierto que tendemos a ser pesimistas, pero la vida está llena de casualidades, y deberíamos aprovecharlas.
Un besote!

Sibyla dijo...

Gorrión:
Se aprecia que eres una persona con mucha empatía, disfrutas ayudando a los que te rodean, sobre todo cuando pasan una mala racha...
Pero también sabes disfrutar de las pequeñas cosas que la vida nos ofrece.
Eres un privilegiado amigo!
Besosbesos.

Sibyla dijo...

Pakous:
Gracias por tu sutil visita!.
Abrazos.

Sibyla dijo...

Ferípula:
Serás feliz buscando y encontrando
tus hermosos reflejos...
Gracias Feri por ser como eres y por tus valiosas palabras!
Besos guapa!

Sibyla dijo...

Iván:
Es una pena que se confunda el tener éxito en la vida, con el triunfar en sentido económico, dando tanto valor a lo material, cuando es lo que menos puede ayudarnos a encontrar sentido a nuestra vida...
Como citas de un autor:
"Que nada ni nadie nos quite el esfuerzo y el ánimo".
Besos majete!.

Sibyla dijo...

Tesa:
Eso es lo que te caracteriza, lo positiva que eres, y lo valiente, al no negarte a asumirlas consecuencias de la elección personal.
Creo que en la fábula del campesiono, todos nos hemos visto un poco reflejados...
Tus palabras siempre tan lúcidas y sinceras.
Un fuerte abrazo!

Sibyla dijo...

la de Marbella:
Gracias por tu opinión, creo que al grupo del anciano pertenecemos más de uno...
Besos.

Sibyla dijo...

Mandarina Azul:
Me alegra tu visita!
Sí, aún sin ser muy conscientes de ello, con nuestra actitud, propiciamos cosas...para bien o para mal.
Besitos, Manda.

Sibyla dijo...

Mavi:
Qué grata sorpresa tu visita!.
Estoy contigo Mavi, creo que está en nuestras manos el ser positivos y echar "pa lante" en vez de mostrarnos quejumbroso con nuestra "suerte" en la vida.
Besos.

Sibyla dijo...

Monikamdq:
Qué bueno que salieras ilesa de todos esos peligros que sufriste de chiquita y ahora puedas estar aquí con nosotros!
Voy corriendo a participar en ru encuesta!
Besos.

Sibyla dijo...

Unicornio:
Ha sido también una "suerte" tu entrada y así poder conocerte!
Tú lo has dicho, todo depende de lo que desees y de qué camino elijas.
Un cordial saludo.

Sibyla dijo...

La Valse d'Amelie:
Sí, el optimismo es muy importante, como muy bien decís vosotros los psicólogos ¿no?.
Un besote muy fuerte, guapa!

Sibyla dijo...

Sol:
La buena "suerte" para mí es poder acudir a tu blog, y poder leer tus bellos poemas escritos en tinta azul!
Besos.

Sibyla dijo...

Peggy:
Me alegró verte por aquí...
Tus palabras son muy apropiadas, nuestra manera de pensar y actuar, es concluyente la hora de tomar decisiones, y que éstas sean acertadas...propiciando la "suerte".
Kiss

DELIRIUMTREMENDS dijo...

Nunca creí en la suerte, ni en la buena, ni en la mala, en ninguna. Sí creo en las personas, en los actos, en que si estos son los apropiados propician cosas buenas, y en que no hay que dormirse en los laureles, y tener fe ciega en la vida. Quizás sea muy empírica, pero hace tiempo que no creo en milagros, y sí en recorridos cabales, y decisiones certeras.
Un besazo, estuve mala, amor, por eso no vine.... una gripe horrible.
Cuídate, mucho¡

Sibyla dijo...

Delirium:
Deseo que ya estés recuperada de la gripe, hace estragos, yo aún no la pasé pero estoy temblando, pues cada año caigo.
Yu comentario muy lúcido, los recorridos cabales y las decisiones acertadas, propiciarán lo mejor, y lo de no dormirse en los laureles, cuán cierto es!
Besos y cuídate mucho para reponerte, guapa!

NoSurrender dijo...

el mundo es extraño, se mueve por normas extrañas. Y nosotros también somos extraños. No creo en la suerte o la no suerte, sólo en el viento que empuja mi barco extraño y en quien quiera subir en él.

Besos y buena suerte ;)

Sibyla dijo...

Nosurrender:
Que el viento que empuje tu barco extraño, te lleve a buen puerto, y sea exitosa la tarea que te propongas.
Besos.

Allek dijo...

todo depende del modo que lo mires.. o de las manos que lo toquen....

jpgs dijo...

Hola Sibyla…, intentaré, sólo intentaré aclarar lo que creo que es "Suerte" y "Circunstancia" desde lo filosófico, y que papel juegan ambas, respecto a algunas posiciones vertidas dentro de la presente publicación, y es que, en el mismo están mezcladas ambas cosas, a mí parecer.

Con mucha frecuencia, el ser humano tiende a atribuir a la suerte que las cosas sean como él quiere. Desde las culturas que difunden la creencia en que el destino del ser humano está ya escrito y hay muy pocas posibilidades de modificarlo, hasta las que hacen pensar que el hombre es el dueño de su propio destino, existe un amplio espectro, dentro del cual la persona se mueve entre la realidad y la fantasía.

La noción de suerte tal como la entendemos hoy día ha evolucionado a lo largo de los siglos. Al principio, esta idea estaba muy ligada con la mitología, ya que se pensaba que el destino humano era regido por fuerzas de la naturaleza, y para que éstas fueran favorables, se tenía que crear una alianza entre los hombres y los seres superiores que gobernaban su vida. Los mitos son las historias fantásticas que la imaginación humana teje en la ilusión que asͬ entenderá y dominará el mundo.

La mente humana es curiosa y aventurera, se esfuerza por levantar el velo del misterio, por encontrar protección y defensa, por huir de la amenaza y el peligro y por lograr el placer y el bienestar, en sus formas más deseables.

Los mitos son un producto necesario a la mentalidad infantil. Se originan como una evasión al campo de lo mágico, una explicación aparentemente aceptable, una esperanza de salvación. Esto explica la existencia de mitos universales tan bien conocidos como el de la serpiente, que debido a su misteriosa apariencia, a su extraña forma de vida, a la fría viscosidad de su piel y al veneno mortal de sus colmillos, desde tiempos prehistóricos ha sido objeto de terror y admiración. Quizá sea la serpiente la primera criatura considerada como un remedio milagroso, venerada en los templos de Grecia y en los de Nínive, en África y en Polinesia, India y Egipto, además de algunos pueblos de América, como México y Perú: adorada con temor y con la esperanza de hacerla propicia.

De estos antiguos mitos empezaron a surgir las ideas de que existía una serie de divinidades más propicias para el hombre que otras. Asͬ, es con el pueblo griego cuando se comienza a adorar a Tiché, que será más tarde la diosa Fortuna de los romanos. A partir de ellos la idea de suerte surge en la cultura occidental tal y como se la concibe en la actualidad.

La suerte se define como el encadenamiento de una serie de sucesos considerados como fortuitos o casuales. Puede ser adversa o favorable para las personas o para los hechos que afecta. Pero la suerte también se intenta reducir a todos los medios que se utilizan para leer el porvenir, para conocer el destino de las personas y las vicisitudes de la vida. Todas las prácticas que se utilizan hoy para invocar a la suerte, o para evitar la desgracia, derivan de otras prácticas muy antiguas, casi todas ellas heredadas de culturas anteriores a la nuestra.

Actualmente superviven costumbres, como tocar madera para conjurar un mal pensamiento o cuando se expresa un deseo, o lanzar una moneda al agua cuando se contempla una fuente, o colgar una herradura detrás de la puerta, etc., que son herencias de cultos y ritos arcaicos.
Los números han tenido siempre una importancia y una significación especiales. El origen de todas estas supersticiones parece olvidado, pero todavía es muy frecuente encontrarse con personas de buen nivel cultural, que no tienen fe en este tipo de creencias y, sin embargo, consultan el “I Ching”, el libro mágico de los chinos, del que se pueden extraer consejos para cualquier situación en la vida, porque “quizá me diga algo interesante”. Todavía hay muchas personas que consultan a magos, que sienten miedo de que alguien les eche el mal de ojo, etc.

Por si acaso, porque se sabe que todo es fantasía, pero quizá haya algo de realidad, el número 13 no existe en muchos hoteles, ni hay fila 13 en muchos teatros.

El pensamiento mágico y supersticioso, no sólo se encuentra todavía en grupos étnicos aislados de la civilización, sino que es fácil encontrar vestigios suyos en el hombre actual. En todo el mundo occidental se está experimentando un auge de la medicina natural, los curanderos, los tratamientos de enfermedades por imposición de manos (justamente aquí¬, en Argentina, se estuvo exhibiendo una película sobre eso: “Las manos”); es decir, una serie de creencias que parecían destinadas a desaparecer.

Y es que, cuando el hombre no se encuentra capaz de dominar a la naturaleza con sus conocimientos, echa mano del más poderoso aliado de la mente humana, la imaginación, aunque en muchas ocasiones los resultados de las especulaciones de ésta se opongan a la educación recibida o a las tendencias del pensamiento científico dominante.

La mayor parte de las decisiones que toman las personas están basadas en la suposición, en el cálculo aproximado de las probabilidades de que un acontecimiento ocurra, de que a una serie de fenómenos le sigan otros que se consideran como sus consecuencias. La mayor parte de los actos que protagoniza el ser humano están basados en la convicción de que son los más apropiados en ese momento, bien porque este conocimiento se ha adquirido a través de la experiencia, de los años y de situaciones repetidas, o bien por educación asͬ se lo han enseñado.

El principio de azar que rige el universo es cada vez más un elemento imponderable que hay que tener en cuenta a la hora de tomar decisiones, hacer predicciones sobre el futuro, a la hora de plantearse una investigación o cualquier experimento, a la hora de esbozar una teoría.

José Ortega y Gasset, filósofo español, nos dejó una emblemática frase: “Yo soy yo y mi circunstancia y si quiero salvar mi yo, debo salvar mi circunstancia”. Esta es una de las sentencias más difundidas de la cultura española del siglo XX. El ser humano realiza su proyecto vital decidiendo continuamente, eligiendo entre múltiples posibilidades. Pero esa elección, esas decisiones siempre se producen en unas circunstancias determinadas (entorno físico, personal, social, cultural, histórico...). La persona siempre elige en unas circunstancias concretas y muchas veces tiene que elegir contra ellas intentando cambiarlas.

Pero ¿qué es la circunstancia?. Ortega dice que son “las cosas mudas que están en nuestro próximo derredor”. Y señala como circunstancias nuestra perspectiva, tanto la espacial como la temporal, nuestra cultura, las pequeñas cosas de la vida, nuestra raza y nuestro pueblo, lo próximo y lo lejano, y el medio humano como la circunstancia principal.

Las circunstancias constituyen el ámbito, el marco, pero también el obstáculo de toda decisión humana. En este sentido, suponen el reto que el ser humano tiene que superar mediante decisiones creadoras e imaginativas. Para Ortega, todo ser humano tiene la tarea (la “misión histórica”) de “salvar las circunstancias”, es decir, de intentar superar, cambiar y mejorar la realidad histórico-social en la que vive.

Por todo lo expuesto, sigo pensando que, en el texto expuesto para la apertura de este tema, ambos elementos, tanto la suerte como la circunstancia, se encuentran mezcladas y en cierto modo complementadas en el mismo, más allá de saber respetar la posición y/o principio de quienes creen o no en la existencia de una u otra, de ambas a la vez, o de ninguna.

Saludos.

Sibyla dijo...

Allek:
También dependerá mucho, de nuestra propia forma de mirar y de nuestra propia forma de contribuir a que las cosas ocurran o dejen de ocurrir.

Sibyla dijo...

Jpgs:
Te agradezco muchísimo ese comentario, tan bien documentado, y tan lleno de información adicional que complementa todo lo expuesto por mí.
En mi caso diré que habrá sido la circunstancia foruita, la casualidad, pero ha sido una suerte el haber dado contigo.
Gracias y saludos!

jpgs dijo...

Sibyla, sin duda alguna, gran reciprocidad de criterios sobre lo aquí versado..., y en mi caso ha sido, una enorme "suerte circunstancial" el haberte encontrado en mi camino...
Mucha luz!!!
Gracias a vos por todo!!!
Como dijera otrora, un saludo desde Argentina a una hija prodigio de la Madre Patria!!!