sábado, 1 de marzo de 2008

Candados de amor



Sara y Francesco han hecho hoy novillos, tenían algo más importante en sus planes, llevaban un mes programándolo. Él calla y, sólo tras señalar el río Tíber, masculla: "Ahí está". Acaba de lanzar la llave que pretende sellar su amor después de un año de relación.

El símbolo de su compromiso sólo es un candado, un anodino trozo de metal. Sin embargo, junto a él hay miles que engalanan las barandillas del milenario puente Milvio y dan fe de una fábula contemporánea vivida con pasión por millones de adolescentes italianos. Porque esta historia empieza como un cuento, entre las páginas de un libro, y enseguida se convierte en algo real.

Los protagonistas del segundo libro de Federico Moccia, Ho voglia di te (Tengo ganas de tí) publicado en 2006, deciden sellar su compromiso poniendo un candado en la 3ª farola de ese puente. "En Roma hay muchas tradiciones, desde echar una monedita a la Fontana di Trevi hasta poner la mano en la Bocca della Verità. Pero eran demasiado conocidas, así que decidí inventar una. Una semana después del lanzamiento del libro, crucé el puente y ví que alrededor de la tercera farola había más de 100 candados. Fue una sensación increíble: Te das cuenta de que dices algo en broma y se convierte en una realidad. El ayuntamiento de Roma vio el peligro de que la farola se cayera por el peso, así que habilitó unas barandillas para que los enamorados, llegados de toda Italia, puedan consumir el ritual. Y lanzar la llave pronunciando las dos palabras más banales y sorprendetes de una historia de amor: "Te quiero"."




Y el cuento se hizo realidad...

61 comentarios:

Ichiara dijo...

Inauguro aplaudiendo tu texto. Cuánta necesidad hay de simbolizar el amor..., el mechón de pelo, la moneda, el candado. Parece que el ritual convertirá el amor en inmortal, y se le ofrece la responsabilidad de su cuido y de su desarrollo. El amor nace y hay que criarlo, pero esos pequeños (o grandes detalles) servirán para recordar que algo hermoso sucedió entre dos personas.

Un besote de madrugada

Azul dijo...

Un efecto colectivo formas de afirmar, el amor...no se afirma, se siente, pero son costumbres....son...rituales.

caselo dijo...

Una historia de amor que nace de la fantasía, pero ¿será que el amor real escapa también a la magia? Sea como se lo cierto es que el amor es la fuerza que mueve al mundo. Un verdadero honor recibir tu visita, bienvenida también a mi espacio de sueños, ilusiones y utopías. te invito también a que pases por mi otra casita, "Trueque Misca". Su nombre alude al intercambio que realizaba aquel pueblo indígena de mi país Colombia.

Un fuerte abrazo,
Carlos Eduardo

Meiga en Alaska dijo...

Qué buena esta historia. Me encanta. De hecho hasta me he emocionado y se me han asomado las lágrimas y todo... Una que es así de sensible :)

Besos

TOROSALVAJE dijo...

Me gusta el sentimiento que contiene el hecho, pero no el símbolo, los candados me suenan a condena.

Besos.

dijo...

Coincido con Toro, el candado no me gusta, lo que sí me divierte es la inciativa adolescente. Y el país, por supuesto.
Porque digo yo que Gunter Grass escribe algo parecido en Hamburgo, pongamos por ejemplo, y me juego una cena a que no hay ni un mísero candado en la farola.

A.Tapadinhas dijo...

É espantoso aquilo que um pequeno gesto pode desencadear (palavra derivada de cadeado, muito a propósito:) neste nosso mundo globalizado. Já vi na televisão portuguesa contar essa história... Vai haver um empresário esperto (não são todos?) que vai montar uma fábrica de cadeados ali ao lado...
Beijo.
António

La estatua del jardín botánico dijo...

Yo también conocí esta historia a través del telediario. Me hizo mucha gracia, la verdad. Coincido en parte con Toro Salvaje: el candado suena a condena. Pero supongo que se trata de una "condena" voluntaria y querida que puedes liquidar cuando quieras, o cuando ya no puedas mantener. Al menos, es un símbolo novedoso. Celebro lo nuevo. Besos.

Mujer con piernas dijo...

¿qué cosa más curiosa has escrito y qué curisamente adornada.
Te felicito
Besos

Pakous dijo...

Acción y reacción, un pequeño acto a veces sin demasiado sentido consigue efectos sorprendentes, por lo visto, el amor arrasa.
¡Besos!

á xibela dijo...

Había visto el reportaje un día en la tele. Es una historia bonita y curiosa.

Y también es curiso cómo hay que encerrar el amor para que no se escape, cómo a veces renunciamos a nuestra libertad y preferimos las cadenas. Me ha hecho pensar...

Besitos.

mera dijo...

Simbolizan prisiones del alma, no se quien dijo que el amor es enajenación mental transitoria, y el candado, los grilletes... Titular: El amor tumba un puente medieval y cinco farolas neomodernistas. Se investiga contaminación en el Tiber por óxido de hierro y cromo.
Un beso sin candar.

Isabel dijo...

Sellar el amor con alguna ceremonia que nos haga creer que va a ser para siempre. Es lícito, pero es poco cierto. El amor, como todo en este mundo, puede llegar a apagarse, y más cuando uno es adolescente, pero si ese recuerdo se puede conservar de esa forma tan simbólica y tan bella, seguro que se lleva dentro con mayor intensidad. Me parece preciosa la historia. Un beso!!

SHE dijo...

...y que de recuerdos quedan en algo tan simbòlico... aunque me gusta la opiniòn de toro salvaje e Isabel, no dejo de pensar que el acto es tan bello como tierno.

andamos donde mismo Sybi...ya vine!jajajaja.

besos a la del precioso nombre...

SHE

Capri c'est fini dijo...

No conocía esa tradición romana, pero es preciosa (me encanta este tipo de símbolos) porque un candado representa genial el compromiso y es una forma estupenda de dejarlo ahí plantado. Roma sigue siendo una de las ciudades más interesantes de la vieja Europa. Un saludo.

Silvana dijo...

Amo estas historias urbanas. Me gusta recorrer los lugares e ir conociendo las historias que encierran.
En particular el candado no me parece el mejor símbolo, pero me encanta que las ciudades respiren y transpiren sus historias, es la mejor forma de conocerlas, no?
Un abrazo

susana dijo...

Qué interesante historia Sibyla!
Hoy la conozco gracias a Vos y tu artículo. Desde el principio de los tiempos los símbolos han acompañado la vida de los hombres y mujeres de este planeta. Y aunque dudamos de sus efectos,la imaginación colectiva sigue adoptando los tradicionales y aún los nuevos, como estos candados de amor.

Los fabricantes de candados, agradecidos, y los amantes, con una nueva ilusión.

Un abrazo muy grande para
Vos!

ISOBEL dijo...

pues para no leer...es lo primero que pensé, es curioso como necesitamos materializar los sentimientos, un besazo, imaginateee un tornillo enroscarse en algo hasta perder la cabeza, mas besitos

Perlita dijo...

Hola, Sibyla: Esto de los candados, es arma de doble filo. Por un lado, puede que simbolice esa unión...para siempre se supone:¡Atados para siempre...!Pero...¡con que facilidad se apresuran muchos a buscar una llave para salir libres de candados...! Una pena ase exposición, que no deja de ser algo original y, puede que una acción cargada de buenas intenciones, pero...puro romanticismo mediático...(Es que hoy estoy muy crítica)
Besotes.

Raquel Barbieri dijo...

Más que los ritos de los enamorados, lo que más me impresiona de esta entrada es que la historia de ficción se hiciera realidad con tanta rapidez y que su autor pudiera tener el placer de vivenciar el resultado de su propia idea.
En estos tiempos veloces que vivimos...

un beso para tí, Sibyla y una caricia a Tina en el pechito:)

fire dijo...

ohhh..
que boniiiiiito niña...
que linda historia..
que disfrute es venir a verte ...leñe..¡¡¡



jajjaa...entiende ese leñe..como un signo de admiracion andaluza...
es que de verdad que posteas cosas preciosas...
un besico cielo ... gracias

NOCTURNA dijo...

Sby:

Me parece que los enamorados necesitan ideas "nuevas" a las cuales asirse. Se las dio un libro, qué bien!

Pero más lindo sería verlos crear a ellos mismos los elementos simbólicos, tan originales como el que creó el escritor de la historia.
No me gustan las repeticiones, porque son sinónimo de carencia de ingenio. Por eso no me agradan los ramos de flores, ni los bombones, ni los ositos de peluche, ni los carteles pintados, y ahora... menos los candados!

Es sólo mi parecer.


¡Besos!
:)

juan antonio dijo...

Hola Sibila, me encanta esta historia, pero mi lado ecologísta me lleva a pensar de qué material están hechas las llaves que tiran al Tiber, pues haber si de paso vamos a iniciar una contaminación acuífera deribada del niquel de las llaves... jajajajajajaja.

SALUDOS DESDE LA PARTE OCCIDENTAL DE NUESTRA ANDALUCIA.

hawwah dijo...

Así es el amor! Incontenible en palabras...necesitamos demostrarlo y nos apuntamos a cualquier idea nueva...

un besito!

Sourin dijo...

Me encantaria poder inventar una historia de estas que un rato despues a todo el mundo le hace gracia y le da por imitarlo......creo que me sentiria com este autor........

En fin....esto es igual como en esa calle en la que ......le dio a la gente por pegar los chicles en las paredes.........y hoy dia las paredes estan cubiertas por chicles......

en cuanto a lo demas.....supongo que el amor..hace cometer grandes locuras....y una de estas....es colgar candaditos de la tercera farola del puente del rio Tiber.....

un besito Siby

Sourin

Pedro Jorge dijo...

Sibyla...

Te envío por mail algo que no puedo hacer aquí y que está muy relacionado con tu texto.

Te mando un afectuoso, caluroso abrazo.

;)

fernando dijo...

Me encantan las historias de amor y más en este mundo tan despersonalizado y vacío en que vivimos. Bella historia. Besos.

mos dijo...

Está claro que nos agarramos a cualquier cosa. Lo digo por la anécdota de una falsa leyenda inventada por un escritor y luego puesta a la práctica como la más real de las costumbres.
Y es que, en el fondo, todos necesitamos de simbolismo y creencias para, muchas veces, dar más verosimilitud a nuestros actos.
Pero no deja de ser una historia bonita la del candado.
A mí, como a Sourin, también me gustaría inventar una leyenda de estas.
Gracias Sibyla.
Un saludo de Mos desde la ESFERA.

Eduardo Arias Rábanos dijo...

Pues muy lindo, ¿no? Y muy inútil. Sin embargo, si todo en la vida fuera útil, qué vída tan estúpida.
Con todo, la idea del candado me parece demasiado tétrica, hablando de la pareja. Ahora, las fotos te quedaron muy bien.
Besines.

Carlos Paredes Leví dijo...

Me encantan los ritos y simbolismos en torno a las relaciones y actos humanos.
Un saludo.

Sandra Garrido dijo...

Sibyla, esto es increible, yo ayer te dejé un comentario y parece haber desaparecido por arte de magia..en fin que aquí estoy de neuvo. Me gusta la historia, siempre me pareció muy romántica italia , como Paris.Me gusta el fondo de la historia, es curioso como se ponene de moda estas cosas, amos que si llega a decir el escritor que se tiran por un puente para demostrar su amor..no sé que hubiera pasado, pero como dice toro más arriba el simbolo del candado no me acaba de convencer.

Un abrazo

Makiavelo dijo...

Visto desde fuera parece que en Italia son muy crédulos, o superticiosos. Los que le sacan partido a la historia son el ferretero que se puede quedar sin existencias, y el escritor que está vendiendo como churros.
En españa ignoro si hay habilitado algún lugar público para que los tórtolos dejan su señal. Si conozco algún que otro lugar, en otro plano, el religioso, donde la gente deja cosas para que se produzcan los milagros.

Tendremos que hablar con las autoridades para que a los Saras y Francescos del lugar se les cree un espacio para dejar sus ruegos.

Sibyla: Una bendición de texto.

Saludos.

MonikaMDQ dijo...

Hola amiga
Me encantó esta historia. Lo que nos deja pensando que pase lo que pase no se puede ir en contra del amor por mas candados que haya en el camino.
Un beso grande!

Tesa dijo...

Hola, Sibyla, conocía la historia, y es una más que acabará perdiendo su origen y quedará como algo que sucedió.

Como en Verona que la gente va a ver la casa donde vivió Julieta y Romeo, y escribe mensajes de amor en sus puertas y peregrinan hasta su tumba, aunque nunca existieran y fueran la invención de otro escritor.

No me inspira el candado como símbolo del amor. Para mí el amor es libre. Necesito no sentirme atada para amar. Soy así. Para romántico, un viaje que mi chico me preparó en secreto a París. Eso si que es un buen conjuro para que lo nuestro, que va para veinte años, perdure.

Aunque cuando estuve en Roma, en un hotel muy cerca de la Fontana, eché más de una moneda para asegurarme que volvería. Al final te contagías de las leyendas.

Un abrazo, Sibyla.

Fermina Daza dijo...

Siby, de nuevo en Cádiz. Entro en tu blog y me encuentro con esta historia que me hace evocar algo que ya había olvidado. Recuerdo haber visto esos candados,pero desconocía la historia, en su momento pensé que podían ser promesas o algo por el estilo. Bueno, ahora ya se cual es el motivo. Gracias, siempre se aprende en tu casa. Por cierto, no sabía que vendías productos Avon :D

Un besazo

Irene

Sol dijo...

Qué linda historia, pero me resulta curioso que hayan elegido un candado como símbolo. mmmmm... bueno, todas las cosas tienen diferente significado para las personas.

Gracias por compartir las historia.

Beso grande.

Waipu Carolina dijo...

Hola bonita,
Concuerdo con Toro que el candado suena a condena. Pero me encanta el simbolismo de el hecho.Lo que ha movido, que sea el amor el protagonista.
Siempre me encanta que gane el amor!

Bello post de verdad!
Un beso

Compartimos? dijo...

Llegue hasta el comentario 20. Cada uno de ellos contiene parte de la verdad, el mio no será más original. De otra forma está entre líneas de todos ellos.
El amor es un sentimiento liberador, trascendente, rompe cadenas, cuerdas y candados. Acerca, conjuga los verbos al unísono creando una bella armonía.
Todos los rios y fuentes deberían estar llenos de candados reventados por la necesidad imperiosa de amar.
La razón de que existan todavía fábricas de candados es la envidia, la ambición, la ilusión del poseer contra el compartir, la imposición de la sin razón.
Suerte que el amor está presente aunque en demasiadas ocasiones somos nosotros mismos los que cerremos en nuestras almas un candado.
Gracias por ser una rompedora de candados.

Nausicaa dijo...

Vaya, que bonita historia, es curioso como pequeños actos significan tanto en determinados momentos.

Lo unico es que los candados como simbolo de amor no me gustan mucho, pero sigue siendo una buena historia.

Pedro dijo...

Se vuelve a demostrar que la realidad siempre supera a la ficción. Es increíble lo falto que estamos de símbolos y rituales a estas alturas de siglo y lo que éstos pueden suponer en nuestras vidas.
Muy interesante el texto que escogiste.
Besos.

David dijo...

Alaaa, eso sí que es originalidad. Se me ocurre escribir alguna historia relacionada, o un documental, o un artículo, con cosas así de extravagantes, por decirlo de alguna manera. ¿Te apuntas?

Frabisa dijo...

Bonita historia, bien narrada y mejor simbolizada. Enhorabuena!!

un besazo

La Pluma Anónima dijo...

Gracias por la visita a mi blog.
Y gracias por tus palabras.

Salud!

la-de-marbella dijo...

No voy a referirme al candado ni al amor, creo que es lo de menos en la historia que tan bien narras. Pienso que los humanos somos muy credulos. Nuestra necesidad de que exista algo más poderoso que el propío hombre nos hace creer en toda clase de suertes y sortilegios. Crear una tradición es solo cuestión de buen marketing en nuestros días. Muy bueno

Dédalus dijo...

Lo vi el otro día en la tele. Es curiosa esta afición humana a realizar actos repetitivos y simbólicos, basados cuando no en el folclore en la más pura superstición.
Nunca me ha gustado ese mimetismo ni sus irreflexivas letanías, pero sencillamente porque nada me identifica con él. Lo cual no quiere decir que no respete a quienes participan de esta suerte de actos y creencias. En absoluto. Finalmente resulta eso: que cada cual es cada cual y tiene sus cadacualadas.

Besos, Sibyla (y cuidado con los candados, que representan el hermetismo y no la liberación. Pero seguro que tú te lo tienes bien mirado).

Alu dijo...

Me ha encantado la historia. es muy romántica. Un amor, cerrado es un amor de dos, uno eterno, infinito...

Un beso, muy buenas las imágenes.

Adolfo Payés dijo...

Brusco y solemne el aliento a lo helado y firme del candado...
Linda historia. dibujando como siempre la ternura.
Gracias

henry fer dijo...

la verdad es que las tradiciones son imprevisibles, pero tan auténticamente humanas... sobre todo en este momento de la humanidad en que parecería que las pequeñas cosas son grandes puntos de apoyo.
sólo sueño con que estas nuevas sensibilidades, expresadas en candadosw, corazones, flores o piedras sirvan para humanizarnos más.
gracias por visitar las confesiones!
h.

santiago dijo...

tus letras tienen fuerza,y la fabula o cuento es precioso.
un saludo

Letizia dijo...

Mi cuento tb se hizo realidad. Mi Felipín y servidora nos casamos y comemos marisco. El candado del amor lo pusimos en un viaje creo que a Rumanía.

Besos de Princesa

nestor dijo...

Hola...
el amor es un sentimiento tan irracional como el sentimiento propio y como toda irracionalidad se manifiesta de distintas maneras y no importa de que forma o símbolos porque en definitiva, las formas y los símbolos, abedecen a esas iniciativas de dos personas juntas o por separados crean lo que creen los unirá.

bueno...eso se me ocurre de puro irracional...
un abrazo

M. Jose dijo...

Gracias por tu visita a mí blog, Henri Nouwen es tremendamente humano. Me gusta está entrada tuya, especialmente...
Un saludo
Jose

DELIRIUMTREMENDS dijo...

Qué preciosidad la foto principal, y la final¡¡¡ Mira, a mi cualquier cosa que se haga por amor, y con amor, me parece digna de tener en cuenta, y la verdad, me parece tan romántica la historia... que no me extraña que los que somos así de tontones nos vayamos a poner candados donde nos digan... aunque a veces sería mejor ponerle el candado al nene y dejarlo allí una temporadita..jejeje, pero bueno, esa ya es otra opción, que no quiero dar ideas...
Que ficharé el libro y te cuento, gracias por la recomendación. Un besazo, y gracias por pasar por casa, yo tb te echaba de menos.

la-de-marbella dijo...

Te invito a participar en un meme que sirve como base a un estudio sobre los usos de internet según los sexos. Visita mi pagina si puedes. Perdona si te fastidia el tema.

juan pedro dijo...

"Amor", tal vez la fuerza más poderosa del universo, el lo puede absolutamente todo...

Bonito relato de como las personas día a día -con el curso del tiempo- siguen afirmando su existencia y refrendándola con sellos tan creativos como el que nos enseñas.

Muchas gracias!!!

Te mando un beso y mucha luz para ti.

juan pedro

tino cassi dijo...

SBY:

El amor real
conserva un tesoro
a través del tiempo
lo resguarda

FELICIDADES !!!
en tu aniversario

Con cariño y respeto
:)

Sibyla dijo...

Traje esta historia porque me pareció muy curioso que una idea totalmente ficticia, que escribe alguien, al editarse, tenga una repercusión de tal calibre.

El tema del amor es y será eterno, como muchos habéis citado, es el motor que mueve el mundo.

El símbolo del candado, tal vez, puede parecer sinónomo de esclavitud o condena, pero yo lo veo desde otra óptica, el candado, como medio de conseguir que ese amor permanezca, perdure, a través del tiempo, tan intenso e intacto, como en ese momento en que cerramos el candado, y decidimos ehcar la llave al agua, para que nadie la encuentre, y pueda romper ese deseo mágico de eternidad!

Un fuerte abrazo para TOD@S!

la luna dijo...

La historia es muy bonita.De hecho yo hace poco que he viajado a Roma y también he puesto un candado allí. Pero he estado intentando encontrar el libro de tengo ganas de ti en español, pero no he tenido suerte. Así que si alguien sabe algo le agradecería enormemente que me lo dijese.Espero y animo a mucha gente a que vaya a Roma con su pareja, es un viaje inolvidable y muy romántico.xao

Dinora dijo...

Siempre hay algo original que nos permite expresar lo tradicional.. Me gusto mucho tu post!


Saludos!

N&R dijo...

Por casualidad llegamos a tu blog.... es realmente bello..
Seguiremos leyéndo y descubriendo...
Mil besos
Sherezade

Anónimo dijo...

yo tengo a mi novia allí en italia,viaje fin de curso, i ma llamado diciendo k avia escrito en un candado nuestros nombres, k lo avia atado a una barandilla, i k te davan tres llaves una para cada uno, i la otra avia que destruirla lo encuentro un acto muy bonito, en parte de ofrecer su fidelidad, i en parte decir que quiere estar siempre kontigo...para mi es una kosa preciosaa :)

^^



SALuUUuuUu2