domingo, 8 de julio de 2007

Teoría y alucinación de Dublín


Cualquier excusa es válida para hablar de un poeta y de su poesía. En este caso fue un amigo quien me lo pidió, y yo encantada paso a satisfacer su deseo.


En esta ocasión es sobre el gran poeta José Hierro (1922-2002):


La poesía es como el viento,

o como el fuego, o como el mar.

Hace vibrar árboles, ropas,

abrasas espígas, hojas secas,

acuna en su oleaje los objetos

que duermen en la playa.

La poesía es como el viento,

o como el fuego, o como el mar:

da apariencia de vida

a lo inmóvil, a lo paralizado.

Y el leño que arde,

las conchas que las olas traen o llevan,

el papel que arrebata el viento,

destellan una vida momentánea

entre dos inmovilidades.


Me acuerdo de los árboles de Dublín...

Alguien los vive y los recuerdo yo.

De los árboles caen hojas doradas

sobre el asfalto de Madrid.

Crujen bajo mis pies, sobre mis hombros,

acarician mis manos,

quisieran exprimirme el corazón.

No sé si lo consiguen...

Imaginar y recordar...

Hay un momento que no es mío,

no sé si en el pasado, en el futuro,

si en lo imposible... Y lo acaricio, lo hago

presente, ardiente, con la poesía.


No sñe si lo recuerdo o lo imagino.

Me asombro a la ventana.

Fuera no es Dublín lo que veo,

sino Madrid. Y, dentro, un hombre

sin nostalgia, sin vino, sin acción,

golpeando la puerta.


Es un espectro

que persigue a otro espectro del pasado:

el espectro del viento, de la mar,

del fuego -ya sabéis de qué hablo-, espectro

que puede hacer que cante, hacer que vibre

su corazón, para sentirse vivo.


(Cuando el poeta escribió este poema, no conocía la capital irlandesa. Hay que pensar, pues, que el nombre de esta ciudad cumple aquí funciones exclusivamente simbólicas.)


José Hierro pertenece a la primera generación de la postguerra. Su poesía es poderosamente evocativa y ahonda en una intimidad erosionada por un tiempo implacable. Se percibe la influencia de Gerardo Diego. Se inició con una temática reivindicativa testimonial, la memoria de un niño de la guerra, si bien no es un poeta social al uso; poco a poco fue haciéndose más colectiva y existencial. Poseía la curiosa superstición de no poder escribir nunca en su propia casa; era normal verlo en la cafetería de Avenida Ciudad de Barcelona, en Madrid; en ella y en otros cafés escribió toda su obra.



26 comentarios:

LordHASH dijo...

En primer lugar, dar las gracias por contestar a mi petición con tu último post...recientemente estoy leyendo el Libro de las Alucinaciones, y es...increible. Contiene pedazos de historias que se incorporan a tu vida, a los cuadernos donde apuntamos todo lo que es importante para no olvidarlo, y luego...no hay forma de apartarlos.

Sabía que J. H no había estado en Dublín cuando escribió "Me acuerdo de los árboles de Dublín", lo cual me parece increíble...El libro no es sólo un recuerdo guerracivilista, si no que es mucho más, y tiene una temática más variada y...ahora, me resulta uno de esos libros imprescindibles...

Ya te iré pidiendo más de éstos gratos favores, a medida que yo también vaya leyendo y estas cosas y...

Muchas gracias, otra vez...nos vemos, pronto.

Carlos Paredes Leví dijo...

Me gustó el dato de comentar que escríbía fuera de su casa. Verlo salir de la cafetería y entrar corriendo a ver si encontraba alguna servilleta con alguna poesía no tuvo más premio que ver su rostro y encontrar el suelo limpio.
Un saludo

Sat Nam dijo...

Tiene que valer la pena conocer la ciudad de Jame Joyce... besos :)

Sourin dijo...

la poesia no es mi fuerte....soy demasiado friki como para ella....es mas a veces no la comprendo.....pero os admiro a todos vosotros que entendeis esta literatura tan dificil para mi.........

un saludo

La interrogación dijo...

De José Hierro me apasiona esta poesía:
Después de todo, todo ha sido nada,
a pesar de que un día lo fue todo.
Después de nada, o después de todo
supe que todo no era más que nada.

Grito «¡Todo!», y el eco dice «¡Nada!».
Grito «¡Nada!», y el eco dice «¡Todo!».
Ahora sé que la nada lo era todo,
y todo era ceniza de la nada.

No queda nada de lo que fue nada.
(Era ilusión lo que creía todo
y que, en definitiva, era la nada.)

Qué más da que la nada fuera nada
si más nada será, después de todo,
después de tanto todo para nada.

Sibyla dijo...

Hola LordHash!!:

Es apasionante, ir sembrando nuestra existencia de libros imprescindibles. Estarán ahí, serán recurrentes para momentos necesarios.

Y... nos dan la confianza de poderlos visitar, como cuando se visita a un viejo amigo.

Un imprescindible abrazo

Sibyla dijo...

Hola Carlos!!:

Cuando añadí esa frase al final del post, lo hice pensando y sabiendo de antemano que le iba a gustar. Como buen frecuentador de cafés, se iba a sentir identificado con el poeta.

Muchos escritores se inspiran en un ambiente repleto de gente, y a la vez ellos... se saben ausentes.

Un literario saludo.

Sibyla dijo...

Hola Sat-Nam!!:

Sin duda Dublín debe ser como la ensoñación de José Hierro.

Besitos.

Peggy dijo...

me ha gustado la frase de que la poesia es apariencia de vida ...diria yo , es parte de la vida

Sibyla dijo...

Querido Sourín!!:

La poesía, la puedes encontrar en la cosa más ínfima que puedas imaginar: una sonrisa, una mirada, el vuelo de una golondrina. La poesía es la "esencia de la vida".

UN poético saludo.

Sibyla dijo...

Hola Interrogación!!:

¡Qué bello poema! No lo recordaba, lo leí hace tiempo, gracias amiga. Nos ayuda a tener los pies sobre la tierra, y la verdad que uno se enriquece con los contactos en la red.

Un besote

Sibyla dijo...

Hola Peggy!!:

A veces en la poesía, se confunden: recuerdo e imaginación, deseo y posesión, nostalgia y esperanzas.

Un beso amiga.

Javier Luján dijo...

Por otra parte, empedernido fumador. Pese a todo continuó con el cigarrillo hasta el final de sus días:
(Qué bello, mar, morir en ti
cuando no pueda con mi vida.)
De "Tierra sin nosotros" 1947
Un saludo.

juan antonio dijo...

56erTe tengo que decir, que la poesía, es un poco dificil para mí; aunque reconozco que me gusta, me cuesta leerla.

Yo voy más con la generación de la guerra civil... sus textos son más románticos, eso creo yo.

Gracias por poner poesía, puesto que es como cuando escucho heavy, que es lo que me gusta, de vez en cuando, tengo que poner pop para despejarme.

Chica Simple dijo...

...

Inútilmente interrogas
desde tus párpados ciegos.
¿Qué haces mirando a las nubes,
José Hierro?

José Hierro (n. 1922)

Besos

Gregorio Verdugo González-Serna dijo...

A mí siempre me pareció un poeta social y reivindicativo por encima de todo, continuador de una tradición poética muy arraigada en nuestro país y estela no demasiado lejana de la generación del 27.
Un saludo.

El detective amaestrado dijo...

Además ha hecho tan accesible la poesía a gente que la veía tan lejana...

Sibyla dijo...

Hola Juan Antonio!!:

La poesía nos recuerda que en la vida, a veces, hay que hacer un paréntesis para los sentidos.

Acostumbrarte a ella es fácil, sólo tienes que dejarte llevar.

Un abrazo.

Sibyla dijo...

Hola Javier!!:

¿Tu compañía? ¿Tu nostalgia?
¿Tu esperanza? ¿Siempre a mi lado estarás, mar primaveral,
afirmándote y afirmándonos?.

José Hierro

Un saludo.

Sibyla dijo...

Hola Chica Simple!!:

¿En dónde estás, por donde
te hallaré, sombra, sombra
sombra?...
Pisé las piedras,
las modelé con sol
y con tristeza. Supe
que había allí un secreto
de paz, un corazón
latiendo para mí.

José Hierro

Un gran abrazo para tí.

Sibyla dijo...

Hola Gregorio!!:

Decían: "Ojú, que frío";
no "que espantoso, tremendo,
injusto, inhumano frío".
resignadamente: Ojú,
que frío... los andaluces...

J. Hierro.

Dedicado a un sevillano.

Sibyla dijo...

Hola Detective!!:

"Esperó como un árbol
Su primavera, como
un corazón su amor".

J. Hierro

Un abrazo.

ElPoeta dijo...

Mi querida amiga Sibyla, José Hierro fue efectivamente un gran poeta. Me ha encantado que traigas estos versos porque dicen mucho de su poética y de ese tono intimista y romántico que lo hace tan atractivo. Gracias por eso y también por tu visita. Tienes un bello espacio que frecuentaré sin duda. Un beso,
V.

Sibyla dijo...

Hola Poeta!!:

Gracias por tus palabras, yo también encontré en tu espacio una bella y poética dimensión. Sin duda todo un acierto la fantástica escultura que con el mismo nombre de tu blog.

Te envío una cariñosa ráfaga.

NoSurrender dijo...

los árboles de Dublín se parecen poco a los de Madrid. Echo de menos esos árboles en St Stephan's.

Sibyla dijo...

Nosurrender:
José hierro nunca estuvo en Dublín, pero al evocar los árboles en otoño, quiso buscar connotaciones similares entre los árboles de Madrid y los de la capital de Irlanda...

Eso es lo que tiene la poesía, figuración, por eso es mágica.