domingo, 27 de enero de 2008

Julian Schnabel: el 'enfant terrible' de los 80



Julian Schnabel (nacido en Nueva York, 26 octubre 1951) es un pintor y director de cine estadounidense. "Los artistas deben vivir al margen de la sociedad".
Director y guionista de: Basquiat (1996)
Antes que anochezca (2000)
Director de: La escafandra y la mariposa (2008)

"El arte trata de lo profundo de la existencia y hace que la vida valga la pena. Lo mejor del arte es que está por encima de la lógica; no hay explicación. Es como si uno, de pronto, hilara con oro en vez de con paja... Simplemente pintas, sin saber cuál será el resultado. Hay que aceptar la irracionalidad de la pintura como se ha aceptado la de la música. Para mí, lo ideal sería que cuando la gente entre en la exposición y vea todas estas obras, al irse reexamine muchas de las cosas que lo rodean, que
cuestionen sus vidas. Pero lo cierto es que uno pinta para sí mismo, y luego el resultado tiene o no, influencia en los demás".

"Jamás he hecho nada por dinero, ni pinturas ni películas; simplemente, sé que si no las hubiera hecho, me habría vuelto loco. El mercado del arte me es ajeno. Hice lo que intuía que debía hacer, pero sin saber cuál iba a ser su destino. Esas dimensiones tan grandes de las que tanto se ha hablado, no es un símbolo de arrogancia, sino pura necesidad. Para mí, ser artista es un privilegio".


"Creo que el arte es un acto de paz, la gente del arte esta muy distraída por todo el dinero que se mueve y se olvida la esencia, el verdadero valor del arte. El mundo está repleto de guerras y mucha gente jamás llegará a contemplar una pintura. Imaginemos a los que viven en campos de refugiados o en medio de guerras. El mundo del arte es un universo privilegiado donde cualqueira puede permitirse ser caprichoso y quedarse "colgado" por cosas insignificantes, en
vez de preguntarse porqué la gente hace la guerra o de qué va la vida".

"La vida es como cuando estás en una ola de surf, si uno no vuela, fracasas y te das de bruces. Uno debe estar deseando volverlo a intentar una y otra vez y negociar con las olas. El océano, como la vida, es algo muy poderoso y fuerte , a lo que hay que tener respeto y, a la vez dejarse llevar. La pintura es un universo paralelo; pintar es como estar en el agua. Es más, el agua ha tenido mucha influencia en la manera en la que pinto porque es como el movimiento de la actividad humana; no hay razón. No hay conceptos en el arte; todo está en el subsconciente y me gusta".


domingo, 20 de enero de 2008

Diego Rivera: El mito frente a Frida




Nacido en Guanajuato, Ciudad de México (1886-1957). Fue el gran amor de Frida Kahlo, el genial muralista mexicano. Un hombre arrollador, con una vida de leyenda. Nadie en la vida de la pareja más famosa de México, hubiera imaginado que los cuadros de la esposa del incombustible Diego Rivera, serían más cotizados que los de su marido, a quien le gustaba vivir como una estrella que se prodigaba en mítines políticos, inauguraciones y declaraciones diarias a los periodistas que se apostaban en su puerta.

Luis Martín Lozano, director del museo de arte moderno de la Ciudad de México, apunta: "Sobre Rivera falta una investigación seria. Hay un discurso nacionalista muy sobado dobre él, y ni un sólo libro que muestre toda su obra. Por otra parte, cada semana me llega un cuadro falso de él. Es escandaloso. Hay muchos intereses, familiares, institucionales, todos quieren ser protagonistas". (Actualmente podemos decir que acaba de salir al mercado el monumental libro "Diego Rivera, obra mural completa", una faraónica publicación de Taschen que recoge la totalidad de la obra conservada y bocetos y fotos de la desaparecida. Las dimensiones: 45x30x7; peso 8 kilos. Precio: 150€).

Fue en París, con poco más de 20 años, cuando el espíritu indómito de Diego Rivera contacta con emigrantes rusos y se contagia de sus ideas revolucionarias. El concepto de artista como agente de cambio social toma cuerpo en él. Pero la Ciudad de la Luz le abre también las puertas a las vanguardias del siglo XX. Rivera, se empapa de futurismo, el cezannismo y especialmente el cubismo, hasta el punto de que su etapa cubista (con enfrentamiento con Picasso, incluido, pues Rivera acusa al malagueño de copiar su obra) es hoy unas de las más revindicadas por los expertos.

Sin embargo, Rivera evoluciona. Hay un momento en el que él decide abandonar el cubismo y el ambiente pictórico parisino le da la espalda. Europa le "echa" y a la postre, fue una suerte. Vuelve a México, recorre el país, absorbe sus colores y sus gentes, y hace borrón y cuenta nueva. Es entonces cuando se entrega a su gran aportación a la historia de la pintura: el muralismo. Un arte que pone al servicio de la revolución social y cultural y del indigenismo. Según su nieto, "Rivera tuvo una gran influencia en la construcción de la identidad nacional mexicana. En 1920 decidimos que somos charros, indígenas y él quiso reflejarlo en su obra".

De él dijeron:

Juan Coronel Rivera (Nieto del pintor): "Cuando nací, mi abuelo ya había muerto. Viví 24 años en su casa y recuerdo que su estudio era un relicario, nos estaba prohibido subir".

Raquel Tibol (Amiga e investigadora): "Lupe Marín, su primera esposa era una mujer de hogar. Cada vez que Diego tenía un devaneo, le rompia una pieza prehispánica. En Frida, él ve a una mujer distinta: intelectual, rebelde, estridente. Frida y Diego eran iguales: mariposones. Ella coqueteaba con quien se le ponía enfrente".

Las mujeres que rodearon a Diego siempre tuvieron celos retrospectivos de Frida, aunque ésta estuviera ya muerta. Emma Hurtado, última esposa del pintor, no permitió que se cumpliera el deseo del artista, el de que sus cenizas descansaran con las de Frida.

En la vida de Frida, su marido Diego Rivera significaba todo para ella, pues escribió en su diario:

"Diego, principio
Diego, constructor
Diego, mi niño
Diego, mi novio
Diego, pintor
Diego, mi amante
Diego, mi esposo
Diego, mi amigo
Diego, mi padre
Diego, mi madre
Diego, mi hijo
Diego, yo
Diego, universo
Diversidad en la unidad
¿Por qué lo llamo Mi Diego?
Nunca fue ni será mio,
Es de él mismo"


lunes, 14 de enero de 2008

Inmigración: La búsqueda de paraísos perdidos



INDESEABLE

No me deja pasar
el guardia
He traspasado el
límite de edad.
Provengo de un país
que ya no existe.
Mis papeles no están
en orden
Me falta un sello.
Necesito otra firma.
No hablo el idioma.
No tengo cuenta en
el banco.
Reprobé el examen de
admisión.
Cancelaron mi puesto
en la gran fábrica.
Me desemplearon hoy
y para siempre.
Carezco por completo
de influencias.
Llevo aquí en este
mundo largo tiempo.
Y nuestros amos dicen
que ya es hora
de callarme y
hundirme en la basura.

José Emilio Pacheco
(Mexico)




martes, 8 de enero de 2008

Marc Chagall, "un poeta con alas de pintor"




Nació con el nombre de Mashe Segal, el 7 de Julio de 1887 en Vitebsk, una pequeña ciudad de la actual Bielorrusia, no lejos de la frontera con Lituania, que baña el río Dvina.

La pintura de Chagall está impregnada de mitología y mística; sus historias y sus sueños de vivos colores están profundamente enraizados en su infancia y adolescencia de judío ruso. A pesar del sinnúmero de inspiraciones que le proporcionó una metrópoli como París, permaneció siempre fiel a su origen.

Durante toda su vida, Chagall tuvo más amigos entre los escritores que entre los pintores, pues sentía una profunda desconfianza por las teorías pictóricas, sobre todo si van acompañadas de un cierto dogmatismo: no se dejó acaparar ni por el cubismo ni por el surrealismo; ni fundó escuela propia ni tuvo continuadores. Siempre fue un artista solitario; su obra, aun hoy, sigue escapando a cualquier intento de clasificación.

Chagall trabó amistad con varios poetas, y más especialmente con Blaise Cendrars, quien hablaba ruso. Cendrars dedicó al pintor algunos versos de sus cuadros, como en "Retrato" fechado en Octubre de 1913.

Retrato

Duerme
Se ha despertado
De improviso, comienza a pintar
Toma una iglesia y pinta con una iglesia
Toma una vaca y pinta con una vaca
Con una sardina
Con cabezas, con manos, con cuchillos
Pinta con el vergajo del toro
Pinta con todas las sucias pasiones de la pequeña ciudad judía
Con la sexualidad excitada de la provincia rusa
Para los franceses
Sin placer
Pinta con los muslos
Tiene los ojos en el culo
Y, de repente, es tu retrato
Eres tú, lector
Soy yo
Es él
Es su prometida
Es el tendero de la esquina
La vaquera
La partera
Cubos de sangre
En donde se baña el recién nacido
Cielo de locura
Boca de la modernidad
Sacacorchos de la torre
Manos
Cristo
Es Cristo
Pasó su niñez en la Cruz
Comete suicidio cada día
De repente deja de pintar
Estaba despierto
Ahora duerme
Me estrangula con la corbata
Chagall está sorprendido de seguir viviendo

Cuando murió Cendrars, 1961, Chagall escribió: "Sus poemas, los amo como a mi ciudad natal, como a mi pasado, como a la luz del sol. Su alma y sus colores están esparcidos sobre mi paleta, gimen y lloran".

Fallecido el 28 de Marzo de 1985 a los 97 años de edad, Marc Chagall está considerado como el pintor poeta por excelencia. Ningún otro artista del siglo XX, ha sabido ejercer tal fascinación y despertar tanta admiración como Chagall.

martes, 1 de enero de 2008

Zaha Hadid. La diva de la arquitectura




La vida de Zaha Hadid (Bagdad, 1950) siempre ha sido un reto. Tras estudiar Matemáticas en la Universidad de Beirut, comprendió que, si quería convertirse en arquitecta, tenía que marcharse a Londres. Así, a principios de los setenta, Zaha se instala en la capital británica. Su paso por la Architectal Association de Londres demuestra su brillantez, y consigue el Diploma Prize de esa institución. A partir de ahí, su carrera es reflejo de su personalidad: fuerte, voluntariosa e incapaz de dejar indiferente a nadie.

Además es la única mujer ganadora del Premio Pritzker, el Nobel de la Arquitectura. ¿Puede haber más motivos para conocerla?.

Alcanzar la excelencia en cualquier ámbito resulta privilegio de unos cuantos elegidos. Zaha Hadid es uno de ellos. Sin embargo, que nadie piense que le ha resultado fácil. Si demostrar que eres uno de los grandes cuesta, la cosa se complica en caso de ser mujer. Y es que el mundo de la arquitectura también se rige por reglas masculinas. Desde sus inicios, la arquitecta angloiraquí las ha roto a fuerza de tesón y genialidad. Para ella su trabajo no es cuestión de género; su manera de ver el mundo, tampoco. Cualquier situación, por cotidiana que sea, puede encender la llama de su creatividad. Universidades, museos, parques de bomberos, estaciones de tren, hoteles, puentes, bibliotecas, restaurantes, viviendas... No importa el uso de sus propuestas: siempre serán únicas e irrepetibles. Cada proyecto firmado por Hadid, tiene una impronta adaptada a su función.

Si una palabra preside su trabajo es, sin duda, experimentación. Porque a Zaha nada le puede entusiasmar más que recrear su propio universo con nuevos conceptos espaciales. Formas dinámicas y audaces, que combinan líneas rectas con otras serpeteantes, siempre dispuestas a integrarse en el paisaje. Nigún escenario se ha resistido al toque Hadid: el centro de las ciudades, las zonas industriales, los ambientes naturales... y en cualquiera de ellos, puede cobrar protagonismo un elemento muy presente en su obra, el agua.

Algunos de sus proyectos más celebrados son: el puente habitable sobre el río Támesis, en Londres; el espectacular centro acuático de esa misma ciudad; la Ópera de Guangzhow, en China; la terminal marítima de Salerno, en Italia; el centro de las Artes Contemporaneas de Cagliari, en Italia; las viviendas sociales del viaducto de Spittelau, en Viena, y el puente de Sheid Zayed, o las torres de negocios de la bahía, en Dubai. También tiene que ver con el agua algunos de sus proyectos made in Spain, como el espectacular pabellón puente de Zaragoza para la Exposición Universal que se celebrará en la ciudad del Ebro en 2008.

A pesar de su fama de diva dentro del mundo de la arquitectura, concibe su trabajo como una labor en equipo, y los premios, como el reconocimiento de una aventura que comenzó hace ya 30 años, con grandes dosis de riesgo y pasión.